Zully Salazar, presidenta de la Corporación de Turismo de Cartagena, recordó que la región Caribe se debe a su vocación  turística por lo que un racionamiento no es negociable. Manifestó que la industria del turismo representa el tercer renglón de exportación del país y que los apagones programados resultarían en un estancamiento de la economía. “Nosotros debemos garantizar lo mínimo, el servicio de energía eléctrica, y hablamos no solo para los inversionistas sino también para nosotros los cartageneros, para todos los costeños, para toda la costa Caribe”, indicó. Señaló que el anuncio de apagón es causa de preocupación: “Es supremamente grave y más si tenemos en cuenta que esta es la época donde se inicia el mayor movimiento por causa de la temporada de fin de año. Es muy negativo que los turistas reciban información sobre un probable racionamiento en Cartagena porque recordemos que la energía eléctrica es un servicio básico que deben proveer todos los destinos turísticos”.