Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

En Cartagena, un hombre resultó con un dedo amputado tras ser mordido por un caballo cochero

30 días de incapacidad le dieron al señor Daniel Acevedo, un hombre que resultó con un dedo amputado tras ser mordido por un caballo cochero. Él explica que en compañía de familiares, intentó tomarse una fotografía con uno de estos animales. Manifestó que se acercó demasiado al caballo y fue cuando ocurrió el hecho.

“Nos ubicamos al frente del caballo, en ese momento abrazo a mi sobrina con la mano izquierda, y a mi cuñado con la mano derecha. Cuando le paso la mano por detrás no sabía que tan cerca estaba del caballo, el caso es que en ese momento siento un mordisco, retiro rápido la mano y veo que con el mordisco el caballo me arrancó la falange del dedo meñique de la mano derecha”, relató.

Daniel Acevedo criticó la actitud del hombre que se desempeñaba en ese momento como cochero. Afirmó que a pesar de observar que estaba herido fue indiferente al hecho, tanto así que según indicó, procedió a tomar un servicio.

Don Julio Martínez, representante de los cocheros de Cartagena, dijo que las heridas provocadas por el animal no fueron mayores. Agregó que todo fue originado por la imprudencia del ciudadano: “Él cochero reiteradamente le dijo que no molestara el caballo, él continuó haciéndolo y trató de tocarlo en la cara, cerca del ojo; el animal instintivamente reaccionó y le mordió el dedo. El cochero lo llevó al hospital Bocagrande donde le hicieron todo el tratamiento, le tomaron una radiografía, lo atendió un ortopedista y descartó cualquier tipo de lesión o fractura. El cochero le hizo el acompañamiento hasta las tres de la mañana”.

La conducta de este caballo, así como de otros ejemplares de esta especie, está siendo analizada por la Unidad Municipal de Asistencia Técnica Agropecuaria, Umata, puesto que se conoció además el caso de una funcionaria de la secretaría de Salud Distrital que fue atacada por otro animal cuando inspeccionaba las caballerizas.