En Cartagena hubo un intercambio de armas. Armas de fuego, armas blancas, armas rudimentarias, fueron entregadas a cambio de un arma que tiene el poder de cambiar a las personas y se trata de la Biblia. Esta decisión la tomaron jóvenes pertenecientes a pandillas quienes en un acto formal se despojaron de estos elementos que los han acompañado por muchos años. Son al menos 100 muchachos quienes participaron de un programa social y espiritual adelantado por la Iglesia Cristiana la Unción. Héctor Pérez, líder de esa comunidad, dijo que no solo desarman a estos jóvenes sino que también les dan opciones de empleo: “les brindamos oportunidades laborales para que tengan ingresos, mientras se hace un proceso de resocialización y un programa espiritual que lo necesitan muchos porque tienen muchos traumas en la niñez, en su familia”. El cambio de armas por Biblias se realizó en la plaza La Aduana.