Una pequeña de un año de edad murió al caer dentro de un balde lleno de agua, tras ingresar sin que sus padres se dieran cuenta, al baño de la vivienda.

La niña junto a su hermano, también menor de edad, se dirigieron a esa área de la casa para jugar. Sin embargo, en el momento cuando ambos se encontraban entretenidos, sin la supervisión de un adulto, la pequeña centró su atención en el recipiente con agua y al acercarse a este, se fue de boca.

"Lo que se conoce de este caso es que en un descuido de su madre, la niña y su hermanito, entraron al baño a jugar. Allí había recogida, en un balde, agua y la niña se fue de cabeza y cuando la mamá se percata, procede a trasladarla al CAP más cercano pero lamentablemente, aunque le hicieron maniobras de reanimación, no respondió y llegó al lugar sin signos vitales", dijo el coronel Juan Carlos Rivera, comandante operativo de la Policía Metropolitana.

Este lamentable suceso se presentó en el barrio Loma Fresca, que se encuentra ubicado en inmediaciones al Cerro de la Popa.