En las calles de Cartagena se recuerda a Gabriel García Márquez como un hombre sonriente y "mamador de gallo" que recorría el centro histórico vestido de guayabera y zapatos blancos. Durante su tercer aniversario de muerte, los cartageneros evocaron los momentos en que pudieron compartir o ver al premio nobel de literatura. "A Gabriel García Márquez lo conocí aquí en el parque Bolívar, iba caminando con su camisa guayabera... Iba como una persona del común. Yo me di de cuenta porque la gente empezó a señalarlo y a decir que allá iba el tipo del Nobel y entonces miré y vi que de verdad era él", dijo un vendedor de jugo. "El siempre iba con su guayabera, iba siempre con la cabeza en alto y sonriente... la última vez que lo vi fue seis meses antes de morir, estaba frente a la casa España esperando a su conductor. Se montó pero antes le regaló unos autógrafos a unas argentinas ahí que tenían unos libros de él en las manos",  añadió un electricista pensionado que recorre el centro histórico. Gabo residió en Cartagena durante su juventud y posteriormente estableció una de sus residencias en el barrio San Diego del Centro Histórico. En sus recorridos por la ciudad, atraía la atención de cartageneros y turistas. Los emboladores de zapatos levantaban la cabeza y paraban su oficio para saludar al que llaman “el tipo del nobel”. Héctor Julio, un barbero de la calle del Arzobispado, dijo entre risas que lo que más lamentó de la muerte de García Márquez fue no haberle dicho “embustero” por las historias mágicas que contaba. "En realidad yo no me acercaba a sus reuniones, él se encontraba con sus amigos y yo veía la risotada pero nunca me senté a escucharlo... he leído ciertas obras y me parece bastante embustero, hubiese querido decírselo y ajá lamento no haberlo hecho", comentó. Uno de los cartageneros con quien Gabriel García Márquez compartió sus parrandas y visitas a Cartagena fue con el presidente del Concurso Nacional de Belleza, Raimundo Angulo, quien dijo que la gloria internacional de Colombia se debía a la obra de Gabo. "Recordando a García Márquez en su tercer aniversario de muerte, debo decir que fue el hombre que le dio gloria a Colombia a nivel mundial, sus cenizas reposan en Cartagena gracias a una decisión de su señora y de sus hijos en el convento la merced del Centro Histórico", manifestó Angulo. En Cartagena se encuentra la sede de la Fundación Nuevo Periodismo Iberoamericano, fundada por García Márquez para la formación práctica de los periodistas. Su director, Jaime Abello Banfi, señaló que Gabo es un hombre inmortal que se convirtió en uno de los clásicos de la literatura universal. "Gabriel García Márquez pertenece a la categoría de los inmortales. Así le dicen los franceses a los clásicos y debemos reconocer que ese es el caso de nuestro escritor porque después de 3 años es como si siguiera vivo. No solo lo tenemos en los billetes sino en la memoria colectiva, hay que ver en las redes sociales cómo se comentan sus fotos, cómo se le cita... Para la fundación de Gabo, la FNP& es un día de recordación en el que vamos a leer junto con un club de lectura de México y con un grupo de cartageneros, Cien años de soledad", dijo Banfi. Los restos de García Márquez reposan en el convento colonia de La Merced, donde fue construido un monumento para honrar la memoria del nobel de literatura. En ese sitio se encuentran fragmentos de sus obras, fotografías, flores amarillas y mecedoras de mimbre en las que los visitantes se sientan para contemplar la imagen sonriente del escritor y periodista. En su tercer aniversario de muerte llegaron a ese lugar del centro histórico viejos vendedores ambulantes, quienes quisieron saludar al “tipo del Nobel”.