Hector Anaya, director de Control Urbano de Cartagena, dio a conocer que en la ciudad se han detectado 16 edificaciones pertenecientes a los hermanos Quiroz, responsables del edificio que se desplomó en el barrio Blas de Lezo y que dejó 21 obreros muertos.

Manifestó que en cada una de las edificaciones se verificará el tipo de hierro y el tipo de concreto utilizado. Se comprobará si las infraestructuras cumplen con las normativas sísmicas del país y de esta manera “darle tranquilidad a la comunidad  sobre en qué estado están cada uno de los edificios que están habitando”.

El funcionario indicó que para esto se firmó un convenio entre la alcaldía y la Universidad de Cartagena, “se firmó el contrato interadministrativo con la universidad de Cartagena, lo firmó el alcalde Manuel Vicente Duque, con edgar Parra Chacón, rector de la universidad, por valor de 998 millones de pesos, con un plazo de ejecución de cinco meses. El objeto consiste en elaboración de estudios patológicos, estructural y vulnerabilidad sísmica de verificación de las condiciones actuales de 16 edificaciones que hemos detectado de los Quiroz y específicamente la de ellos porque son los que tienen la práctica del desarrollo de la construcción de edificaciones con un ejemplo muy negativo que nos ocasionó la tragedia que todos sabemos”.