El centro histórico y las calles de Cartagena de Indias, se convierten en pequeños riachuelos, cada vez que los torrenciales aguaceros se toman la ciudad.
Liliana Acevedo, es una de las cartageneras que debe usar el servicio de transporte en Carretilla para llegar a tiempo a su lugar de trabajo: "Cada vez que cae un tremendo un aguacero, nos toca recurrir a este medio para poder llegar a tiempo o cumplir con nuestras funciones. Debemos pagar mil pesos por la cruzada de una calle a otra".
A algunos cartageneros les parece el colmo que este tipo de situaciones se presenten en una ciudad turística: "Me parece increíble que debamos utilizar ese recurso en una ciudad que vive del turismo, no hay derecho que un lugar turístico de talla internacional tenga que usar eso por los problemas que tiene cada vez que llueve. Los carretilleros, bien por ellos porque nos están haciendo un favor, pero mi pregunta es ¿qué hace la alcaldía por este problema? ¿Esas alcantarillas, no las piensan arreglar nunca?".
Sin embargo lo que para algunos ciudadanos es un caos para otro es una oportunidad de rebusque. El señor Wilson, carretillero del centro histórico, convierte su herramienta de trabajo en un transporte exclusivo de 2 y 3 pasajeros que deben llegar a su lugar de trabajo pero por las inundadas calles se les hace imposible.
"La verdad es que en este transporte la gente paga lo que le nazca pagar. Desde mil pesos en adelante he recibido, hoy ya he transportado entre seis y siete personas, de las cuales una me dijo que me buscaba después  y la otra solo me dio las gracias. Aunque la gente debe ser consciente que no es fácil estar "chapoleando" ese agua sucia, entonces una ayudita no está de más"
Hace algunos meses el alcalde de Cartagena, Manuel Vicente Duque, anunció que se retomaría el proyecto de drenaje pluvial con el fin de detener esta situación que deben vivir los cartageneros cada vez que llueve.