Cargando contenido

Foto referencial AFP

El Departamento Administrativo de Salud de Cartagena cerró la cocina de la cárcel Ternera de esta ciudad tras verificar que no cumple con las normas sanitarias y que el proceso de preparación de alimentos pone en riesgo la salud de los internos.

Ante el cierre de esta cocina, el Inpec deberá contratar a una empresa para que de manera externa suministre los alimentos a los internos, así lo explicó Adriana Meza, directora del Dadis.

“El inpec tiene la obligación de proveer el alimento, en este caso tendría que hacer un contrato con una firma de las que suministra alimentos de manera externa, eso es competencia del Inpec”, explicó.

La funcionaria fue enfática al señalar que “la cárcel Ternera no cumple con las condiciones para la preparación, mantenimiento, y conservación de los alimentos para los internos”.

Seguidamente hizo una radiografía de la cocina del penal: “Dentro de lo que encontramos fueron paredes con humedad en donde hay presencia de moho, hay unos sitios donde hay baldosas levantadas y hace que se acumule el agua…lo que permite que lleguen roedores; los mesones están en malas condiciones, en definitiva no hay condiciones para conservar, preparar y suministrar los alimentos”.

Aseguró que en caso de que directivos de la cárcel no acaten la medida de cierre estarían poniendo en riesgo la salud de los internos: “Con respecto a la situación de la cocina de la cárcel Ternera, el encontrar que siguen preparando alimentos en este recinto pone en riesgo la salud de los internos, la responsabilidad de aplicar la medida de suspensión que puso el Dadis es de la administración de la cárcel, en caso de violar esta medida estaría poniendo en riesgo la salud de los internos. Esta situación agrava el proceso sancionatorio que se adelanta contra el ente por el incumplimiento de las medidas sanitarias en la cocina”.