Cargando contenido

Se trata de Jakob Amsalem, quien es propietario de establecimientos comerciales en esta ciudad.

Prostitución
Las autoridades hicieron un llamado a la ciudadanía para que denuncien este tipo de casos.
Foto: Ingimage

El ciudadano israelí Jakob Amsalem, a quien Migración Colombia impidió recientemente su ingreso a Cartagena, negó ser parte de alguna red de prostitución.

El extranjero se declaró inocente de los señalamientos que se han hecho en su contra y que lo vinculan con este tipo de negocios ilegales. Aseguró que es un empresario honrado y que jamás ha violado la ley.

En diálogo con RCN Radio, Amsalem señaló que para el 2014 se asoció con Ofert Hassam Erickson, otro israelí quien actualmente se encuentra desaparecido, para abrir la discoteca La Santa que junto al establecimiento conocido como VIP hacen parte los negocios que tiene funcionando legalmente en Cartagena.

"Yo abrí esos dos negocios y también otros en Venezuela y México. Yo me dedico a casinos y antros, pero jamás he estado metido ni en drogas ni en prostitución", expresó.

Amsalem dijo que desconoce el origen de los señalamientos por supuestas investigaciones y que no sólo están afectando su buen nombre sino que también han conllevado a que le estén cerrando "injustamente" las puertas para ingresar al país.

"Aquí en Colombia he ingresado a Bogotá y a Cartagena y en Cartagena no me dejaron ingresar. Yo creo que hay gente de arriba que me quiere perjudicar y más porque Ofert Hassam, mi socio de toda la vida, está desaparecido. No es cierto que esté relacionado con drogas y prostitución, yo soy un empresario y he estado trabajando en más de 10 países y sólo en Cartagena he tenido problemas ¿Cómo es posible eso?", afirmó.

Indicó que tenía programada una visita a Cartagena pero que tras la desaparición de Hassam, quien vive en esa ciudad desde hace algunos años, se encontró con que desde Migración Colombia, sin una explicación clara, le estaban impidiendo el ingreso a la ciudad. 

"Ustedes (Migración) me dieron 10 días  y me dicen que no, que me voy ahora y yo les digo que por qué, quiero saber, y me dicen que es una decisión. He preguntado y nadie sale, no puedo hablar con nadie. No es lógico y es muy raro eso para mí", apuntó.

Puntualizó afirmando que son "mentiras" las que se han dado a conocer en torno a él, así como niega tener algún vínculo con el israelí Assi Moosh, quien fue capturado y expulsado del país por actividades ilícitas relacionadas con drogas y prostitución.

Aunque al ciudadano israelí no le permitieron el ingreso a la ciudad, éste  contaba con un permiso de 10 días para asistir a una cita médica y que para el 6 de abril debía salir de Colombia. 

Sin embargo, RCN Radio conoció que uniformados del Gaula de la Policía Nacional detuvieron a Jakob Amsalem el miércoles y lo trasladaron a Bogotá para dejarlo a disposición de Migración Colombia que, al parecer, estaría contemplando su deportación del país.

Encuentre más contenidos

Fin del contenido