El dragoneante Edwar Montaño, presidente del Sindicato de Empleados Unidos Penitenciarios (Seup), se refirió en diálogo RCN Radio sobre el feminicidio que ocurrió al interior de una celda de la cárcel Ternera de Cartagena. Expresó que son constantes las inspecciones que se hacen a las zonas donde pasan su reclusión los internos. Sin embargo, reconoce que hay situaciones que son difíciles de controlar y que responden al hacinamiento que se registra en el centro carcelario. (Lea también: Red de Mujeres pide justicia por feminicidio ocurrido al interior de cárcel Ternera de Cartagena) Montaño explicó que los reclusos suelen fabricar de forma artesanal, elementos que son posteriormente empleados para cometer acciones delictivas al interior del penal. Un cepillo de dientes, una afeitadora e incluso un hueso de una presa de pollo, son manipulados por los internos y los convierten en armas contundentes, con las que se agreden entre ellos mismos o en su efecto, terminan ocasionando tragedias como la que ocurrió con Cindy Paola Mattos. (Lea también: Interno aprovechó visita conyugal para asesinar a su compañera sentimental) "Con un cepillo de dientes logran hacer un punzón, con las hojillas de afeitar hacen una cuchilla y no se las podemos decomisar porque son sus elementos íntimos de aseo. E incluso con el hueso de una sopa, logran hacer un puñal o con cualquier otro elemento que tenga una solidez rígida, se le puede sacar filo o punta. Pero los elementos que se les permite tener, son de uso básico personal y por ente, allí se nos atan las manos", explicó. El vocero del Sindicato indicó que pese al hecho lamentable registrado el pasado fin de semana, todavía no se han emitido acciones relacionadas con la restricción de las visitas conyugales.