En el acto de inauguración de las obras de la terminal del aeropuerto Simón Bolívar de Santa Marta, el presidente Juan Manuel Santos impuso la condecoración, Orden de Boyacá al bombero voluntario del municipio de Algarrobo, Juan Miguel Oliveros por su acto de heroísmo al socorrer a un grupo de personas afectadas por los estragos del huracán Matthew en octubre de 2016. La madrugada del primero de octubre de 2016, por efecto de las fuertes lluvias del huracán Matthew dos brazos del río Ariguaní, que nace en la Sierra Nevada de Santa Marta, se desbordaron en la sabana “La Experiencia”, jurisdicción del municipio de Algarrobo, dejando atrapadas a 34 personas, entre las cuales había 15 niños, quienes fueron rescatadas por el bombero Oliveros quien lideró la acción en compañía de dos policías y un miembro de la Defensa Civil del Magdalena. El bombero Luis Miguel Oliveros expresó su satisfacción por la condecoración recibida que dedicó a sus padres. “No me esperaba un reconocimiento de esta magnitud en mi labor porque todo esto lo hacemos al día a día con amor; esto es abrir las puertas a seguir trabajando duro por nuestras comunidades; esto representa mucho orgullo y satisfacción para mí, esto es algo indescriptible que trabaja por una comunidad como lo es Bomberos de Algarrobo; esto se labró desde la crianza de mis viejos y a ellos les dedico esta condecoración”, expresó el bombero voluntario. Durante su intervención el mandatario exaltó la acción del bombero de 38 años, nacido en Fundación y lo puso de ejemplo por su valor y sentido de servicio a la comunidad, a la vez que reconoció sentirse orgulloso de otorgarle el reconocimiento, la más alta condecoración que entrega el Gobierno Colombiano.