Foto AFP

El juez penal primero del Circuito de Ciénaga, Magdalena, Rafael Emilio Manjarrés Bustos, emitió las primeras condenas por la tragedia del 18 de mayo del 2014 en la que murieron 33 niños y un adulto en el incendio de un bus en Fundación. Se trata del conductor del bus, Jaime Gutiérrez Ospino quien, según la sentencia, deberá pagar una pena de 10 años y 9 meses de prisión, y el líder espiritual Manuel Salvador Ibarra quien fue condenado a 10 años y 6 meses de cárcel por los delitos de homicidio culposo en concurso homogéneo y simultáneo en calidad de autor directo y garante respectivamente, sin ningún tipo de beneficio. De igual forma el juez pidió que se investigue una posible responsabilidad por parte de los padres de los menores y de los directivos de la Iglesia Pentecostal en los hechos. El representante del conductor, abogado Mauricio Ramírez no se mostró de acuerdo con la determinación y aseguró que el juez “ha hecho alusión a una normatividad que no es otra que el Código de Infancia y Adolescencia, lo aplica en este caso y la defensa no se encuentra de acuerdo, pues tratándose de un delito culposo no se daría aplicación a esta normatividad, por ello es que la bancada de la Defensa ha interpuesto el recurso de apelación que lo sustentaremos dentro de los cinco días siguientes”. Para el abogado defensor del Líder espiritual, Diego Duque, “se trata de una defensa jurídica de la defensa, nosotros desde el primer momento que intervinimos, enarbolamos la teoría de que se trataba de un homicidio culposo y efectivamente hoy la justicia así lo declara, se trata de homicidios donde no estuvo comprometida la intención, el factor volitivo de la voluntad de nuestros representados, fue un accidente obviamente lamentable, pero siempre un accidente y eso lo defendíamos desde el primer momento”. Sobre la decisión el jurista aseguró que tiene sus reservas frente a la decisión, según el abogado, “el Juez desde un principio había mostrado su intención de no aceptar ese preacuerdo al punto que lo negó y fue el Tribunal Superior de Santa Marta quien a la postre terminó aprobándolo, en esa medida él fue un poco reticente o restrictivo frente a dar una mejor condición para nuestros representados”. Agregó que “nosotros le pedimos una pena de aproximadamente ocho años para mi representado y otro tanto un poco mayor para el señor Jaime Gutiérrez y fue así que él optó por poner una pena más alta, circunstancia que obviamente vamos a ir a discutir porque están dados los elementos para que la misma se disminuya”. Por otro lado el abogado expresó que “vamos a pedirle al Tribunal Superior que tenga a bien disminuir la pena y también esperamos conceda la detención domiciliaria para el señor Manuel Salvador Ibarra”. Los familiares de los niños expresaron su satisfacción por la sentencia proferida. Sandra Quintero madre de dos pequeños que murieron en el incendio aseguró que “nosotros esperábamos esta sentencia puesto que ya habíamos hablado con los abogados, más o menos sabíamos la sentencia que les iban a dar”. Lo que sigue en el proceso es el recurso de apelación por parte de los representantes de los condenados.