Cargando contenido

Se trata de ‘Tayrona’ el primer cóndor nacido en el Aviario Nacional de Colombia que ayudará a repoblar la especie.

Cóndor nacido en el Aviario Nacional de Colombia
Facebook Aviario Nacional de Colombia

Hace casi dos meses nació en el Aviario Nacional de Colombia ubicado en la isla de Barú, en Cartagena, el primer cóndor de Los Andes en cautiverio, espécimen con que se busca repoblar la especie en el país. 

Los científicos lo llamaron ‘Tayrona’ porque se espera que cuando cumpla ocho meses y luego de revisar que su vuelo sea fuerte, sea liberado en la Sierra Nevada de Santa Marta, lugar de su residencia de los indígenas Tayrona.

Andres Merizalde, director científico del Aviario, comentó que ya el pequeño cóndor practica desde el nido en compañía de sus padres,  la forma en que debe volar. 

Ya el polluelo llega a los dos kilos. Ya camina y se asoma por fuera del nido. De esa manera está ganando su independencia. Ya está estirando sus alas y ejercitándolas para aprender a volar, porque ellos en el nido ejercitan el musculo de sus alas para cuando salgan del nido puedan volar bien”.

Lea también: Nace primer cóndor de Los Andes en Aviario Nacional de Cartagena

Así mismo explicó que se estima que en dos semanas ya inicien a salir las plumas del cóndor adulto.

“Hasta ahora le empiezan a salir lo que se denomina como ‘cañones’ que es una especie de puya que finalmente se convierte en una pluma. Y finalmente hacia los seis meses ya tienen sus plumas de adulto completas”, contó el experto.

Ahora bien, los científicos del Aviario Nacional han tratado que 'Tayrona' tenga el menor contacto con los humanos posibles, para que no afecte su manera de vida silvestre. 

Lea además: Autoridades en Cali buscan babilla que deambula por lago artificial de Cali

Es mejor no cogerlo, porque va a ser un ave silvestre. Porque si ellos se acostumbran al que ser humano es buena gente, entonces no le van a tener un miedo saludable al ser humano, y queremos que le tenga cierto temor por puro sentido de supervivencia”, indicó Merizalde.

Cuando el polluelo cumpla los seis meses, se pretende entonces que practique su vuelo para que a los ocho meses sea liberado. 

“Lo metemos en una jaula gigante para que aprenda a volar bien y ya una vez haya ejercitado bien sus músculos pectorales que son los del vuelo, entonces ahí sí será liberado. Este proceso sería a los ocho meses, pero se espera sea menor a un año de nacido”

Por el momento el pequeño ‘Tayrona’ sigue bajo la estricta vigilancia de sus padres, quienes lo alimentan especialmente de menudencias. 
 

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido