Diversos actos litúrgicos se realizarán en el día de hoy en el municipio de Fundación, Magdalena al cumplirse tres años de la absurda tragedia en la que murieron 33 niños y un adulto, quienes perecieron al incendiarse un bus. Un primer servicio religioso se celebrará en la Institución Educativa Distrital José Antonio Nariño en donde estudiaba la mayoría de los niños y otra misa se llevará a cabo en el lugar en donde se presentó el hecho en el sector del barrio Altamira en donde en la actualidad reposa la escultura que se erigió en memoria de las víctimas. La tragedia de Fundación es considerada una de las peores tragedias del país debido a las circunstancias en las que fallecieron los niños y la ama de casa quienes resultaron calcinados cuando el bus en el que se transportaban se detuvo y el conductor descendió para repararlo utilizando gasolina la cual generó una chispa que originó el incendio. Por el hecho fueron condenados  el conductor del bus, Jaime Gutiérrez Ospino quien paga una pena de 10 años y 9 meses de prisión y el líder espiritual de la iglesia Pentecostal que organizó el paseo en la mañana de la tragedia, Manuel Salvador Ibarra, quien recibió una sentencia de 10 años y 6 meses de cárcel por los delitos de homicidio culposo en concurso homogéneo y simultáneo en calidad de autor directo y garante respectivamente, sin ningún tipo de beneficio. No obstante el proceso jurídico avanza para determinar más responsabilidades por el hecho durante los tres años posteriores a la tragedia. El abogado Sebastián Gómez, representante de las familias de las víctimas asegura que, “la súplica durante estos 1095 días ha sido la búsqueda  del restablecimiento de los derechos, una indemnización integral con ocasión a la omisión por parte de las autoridades y lo más deseado, una garantía de no repetición”.