Cargando contenido

Foto: Archivo RCN Radio.


En La Guajira, una de las regiones con más problemas de suministro de agua en el país, se evidenció un caso en el que una megaobra para surtir del líquido a varias zonas de esta región colombiana, terminó por no cumplir con su objetivo.

Se trata del Proyecto Estratégico Multipropósito Río Ranchería, que según la Contraloría, se convirtió en un 'elefante blanco'.

El organismo de control señaló que la obra, que tuvo un costo superior a los $650.000 millones, no cumple con ninguno de esos propósitos que deberían beneficiar a estas poblaciones, azotadas por temporadas largas de sequías.

El informe del organismo señala que la única función de la obra "es regular el caudal del río, toda vez que no surte de agua a los acueductos y no se han construido los distritos de riego ni la central hidroeléctrica".

Por la falta de estas obras, no se ha podido aprovechar el caudal del Río Ranchería, que surtiría de agua a estas comunidades.

La Contraloría prendió las alarmas tras señalar que es preocupante la situación, más “si se tiene en cuenta que no existe certidumbre sobre la fecha de realización de las obras faltantes para completar el proyecto (fase II), por lo cual la denominada fase de transición puede prolongarse por un tiempo indefinido”.

Más costos

Además se evidenciaron incrementos en el presupuesto para la concreción de las obras, por $2.366 millones, lo que permitió que se prolongara su construcción hasta el 29 de diciembre del 2016.

Por lo anterior, la conclusión de la Contraloría es que “lo expuesto representa un desgaste administrativo y económico tanto para la entidad estatal como para el contratista, teniendo en cuenta que cada prórroga requiere del trámite respectivo, (...) situación que al parecer se presenta por la falta de planeación del proceso de liquidación y entrega de la entidad suprimida (Incoder) a la ADR”.

Este megaproyecto llevaría agua a más de 300 mil habitantes de esta región y regaría los cultivos en más de 18 mil hectáreas del terreno.