Cargando contenido

El alto tribunal encontró que el mal estado de las instalaciones del colegio podría atentar contra la vida de los niños.

Corte Constitucional
Foto Diana Cabrera

A la Corte Constitucional llegó el caso de los estudiantes del colegio San Felipe de Neri ubicado en el barrio Olaya Herrera de Cartagena, quienes solicitaron ser reubicados y ordenar a las autoridades de la ciudad amurallada la reconstrucción del plantel o la construcción de nuevas instalaciones. 

Los estudiantes denunciaron que sus derechos a la educación y a la convivencia estaban siendo vulnerados por cuenta de precario estado de las instalaciones del colegio, que presenta grandes grietas que podrían llevar a un inminente colapso

Al estudiar el caso, la Corte Constitucional constató el mal estado del edificio, pero al ir más allá, se percató del riesgo medio ambiental al que también están sometidos los estudiantes, pues debido al mal estado de los baños y el agua empozada en varios lugares se ha incrementado la presencia de mosquitos, de roedores que se pasean por la aulas y de olores nauseabundos que impiden el desarrollo de las clases. 

Lea además: JEP prioriza casos de violaciones a derechos humanos en el Cauca y el Valle

“Se observa a pocos metros del colegio un canal de aguas lluvias que está contaminado por descargas de aguas negras de alcantarilla y residuos sólidos. Genera olores putrefactos que se perciben dentro de los salones (...) los roedores que se pasean por las aulas, la imposibilidad de usar el comedor escolar generan un entorno hostil”, señaló la Corte al revisar un informe de la Oficina de Gestión de Riesgo y Desastres. 

Por lo anterior, en un contundente fallo con ponencia de la magistrada Gloria Stella Ortíz, la Corte ordenó no sólo la reubicación de los 1700 estudiantes y de todo el personal educativo, sino que también ordenó abrir investigación en materia penal y disciplinaria por las omisiones en las que hubieran podido incurrir la Alcaldía y la Secretaria de Educación frente a la situación que afrontan los estudiantes. 

“La actuación no solo refleja un desacato a las órdenes judiciales por parte de la Secretaria de Educación Distrital del distrito de Cartagena, sino que demuestra su desinterés de proteger la vida y dignidad de los estudiantes”, dice la Corte. 

Dentro de las órdenes que emitió la Corte también se cuenta la creación de un comité que haga seguimiento a la construcción del megacolegio San Felipe Neri.

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido