En el día de hoy culmina el ultimátum emitido por el Instituto Nacional de Vías para que la empresa contratista Ribera Este reinicie los trabajos de adecuación de la Vía de la Prosperidad, proyecto que comunica a los municipios de Palermo, Sitionuevo, Remolino y Guáimaro. Según la dirección del organismo, si se presenta un nuevo incumplimiento por parte de la empresa constructora, el contrato podría ser cancelado unilateralmente. El Consorcio Ribera Este había sido sancionado por la Gobernación del Magdalena de acuerdo a una póliza de cumplimiento y segunda instancia por más de $9 mil millones de pesos, debido a la injustificada suspensión de los trabajos. La entidad contratista deberá retomar las obras de de intervención sobre la vía de 17.5 kilómetros, que deberán ser pavimentados en su totalidad. Por su parte la administración departamental solicitará ante el Departamento Nacional de Planeación un giro de recursos por $70 mil millones, por concepto de regalías que serán el aporte del Gobierno del Magdalena  para la continuación de las obras de la Vía de la Prosperidad.