Cargando contenido

Cortesía.

El gobernador José Antonio Segebre declaró esta mañana calamidad pública para el departamento, por los bajos niveles que registran varios cuerpos de agua del Atlántico, entre estos el embalse del Guájaro y la ciénaga de Luruaco.

Entre las primeras acciones se encuentra el dragado del punto de intersección del río Magdalena con el Canal del Dique, a cargo de Cormagdalena. Se espera que estas obras se ejecuten en los primeros días de noviembre, para así abastecer el acueducto de los municipios del sur del departamento, pues con estos trabajos se garantizaría un mayor flujo de agua.

"Si se logran hacer esos dragados, se garantizará que la comunidad de esa zona no resultará afectada", dijo Segebre.

Entre otros temas que fueron acordados a partir de la declaratoria de calamidad pública, está la ubicación desde el 10 de diciembre de motobombas en el embalse del Guájaro, para llevarle agua, pues este tiene una cota por debajo de 2.80 metros según la Corporación Autónoma Regional (CRA).

Además, el gobernador señaló que para evitar que en Luruaco se siga abasteciendo el acueducto de las aguas de su ciénaga, esta semana iniciará el proceso licitatorio para cambiar la bocatoma hacia el Canal del Dique.