Foto:Cortesía Benjamín Luna

Los nativos de Boquilla, denunciaron que las obras del Viaducto del Gran Manglar y el Corredor Cartagena, acabaron con el avistamiento de aves migratorias de Alaska y los Estados Unidos, que se había convertido en una de las nuevas fuentes de ingreso para la empresas ecoturísticas de este corregimiento de pescadores en la zona norte de la capital del departamento de Bolívar. Dentro de las microempresas ecológicas afectadas, se encuentran Los Arriberos, Boquilla Tour y la Cueva del Manglar. Según el líder comunitario, Benjamín Luna, se trata de una crónica de una tragedia anunciada, donde fueron arrasadas hectáreas de mangle para dar paso a una mole de concreto que se levanta sobre la Ciénaga de la Virgen. " Hay unos nativos que están organizados en microempresas ecológicas, unos se llaman los Arriberos, Boquilla Tour y la Cueva del Manglar, ellos hacen un recorrido desde punto de vista ambiental y que llevaban a los turistas al sitio de avistamiento, ellos ahí grababan y filmaban, fotografiaban estas aves de la está era una actividad de la que vivían muchos nativos, está actividad se va ver afectada por la construcción del viaducto, porque ya no va ver avistamiento de aves", dijo Luna. El nativo de la Boquilla, recalcó que la construcción y posterior operación del viaducto, acabará con el 'Hotel de Veraneo' de las aves migratorias norteamericanas, sino también con zorras,osos perezosos, iguanas y el desove de los peces en las raíces de los mangles. Luna, precisó que las obras tienen licencia ambiental de la ANLA y se sabe como terminó el director anterior de ese organismo por aprobar licencias que iban más dirigidas al componente de un desarrollo mal concebido, sin tener en cuenta el medio ambiente. Cabe recordar que las obras del Viaducto del Gran Manglar de 5,4 kilómetros y el Corredor Cartagena, fueron diseñadas y financiadas por el gobierno nacional bajo la ejecución de la Concesión Costera Cartagena-Barranquilla S.A.S,con un presupuesto de 1,5 billones de pesos.