Para la fiesta de fin de año, los empleados cerraron la vía de acceso al hospital. 

Una comunidad de El Carmen de Bolívar dio a conocer su inconformismo por una masiva celebración en las puertas del Hospital Nuestra Señora del Carmen en la que participaron médicos, enfermeras y otros funcionarios administrativos de la entidad. Carlos Sierra, familiar de un paciente afectado por esa situación, contó que durante la fiesta los trabajadores estaban bailando y tomando licor mientras los pacientes estaban al interior sin los cuidados requeridos. 

“Tengo 56 años y nunca había visto que en la puerta de un hospital se hiciera una caseta, donde estuvieran bailando y tomando tragos los médicos, enfermeras y la parte administrativa; se salieron las enfermeras de Urgencias y de los salones donde cuidan a los pacientes”, contó Sierra.

El afectado agregó que tuvo que asistir a su esposa quien estaba hospitalizada porque las enfermeras no estaban disponibles: “Yo tuve que entrar a observar a mi señora porque se encontraba recién operada y la encontré sola llorando porque no había quien la atendiera. No puede ser que en El Carmen de Bolívar esto esté sucediendo, una mala atención”, agregó Sierra.

Javier Luna, secretario de Salud municipal, sostuvo que se investigan las presuntas conductas irregulares del cuerpo médico que estaba en turno, aunque calificó de grave “porque la urgencia del hospital es la única que existe en el Carmen, no tiene presentación alguna que algunos funcionarios que estén laborando hayan dejado de hacerlo”.

El funcionario pidió a la comunidad presentar las quejas para soportar los eventuales correctivos: “Sobre esas denuncias que existen que las atenciones de urgencias se pudieron haber paralizado o atrasado porque los empleados estaban en la fiesta. Le pedimos a los habitantes que nos hagan llegar las quejas para hacer lo pertinente”.

Arleth Mercado, la directora del centro hospitalario también habría participado en esta celebración: “Yo me metí a la fiesta y hablé con la directora del hospital, me dijo que ya lo corregía, pero se ausentó y se fue para su casa. Me dejó viendo un chispero, no me prestaron atención y por eso es mi inconformidad”, añadió Carlos Sierra.

Por esta razón, pidió a las autoridades de salud y a los organismos de control tomar los correctivos e interponer las sanciones respectivas. Este medio intentó contactarse con Arleth Mercado, directora del hospital pero no atendió la comunicación.