Foto: Cortesía Policía.

En Cartagena fueron capturados 19 integrantes del Clan del Golfo que según las investigaciones de la Policía delinquían en el sur de la ciudad y los municipios del norte De acuerdo a las autoridades, estos hombres son los responsables de atentar contra las estaciones de Policía de Olaya y El Pozón, durante el denominado plan pistola que se dio en el pasado mes de mayo. El general Luis Humberto Poveda, comandante de la Policía en esta zona del país, señaló que estos hombres se dedicaban al tráfico de drogas y el porte de armas incluso de largo alcance dentro de la zona urbana de Cartagena. "Estamos hablando del Clan del Golfo, el cual venía delinquiendo en algunos sectores de Cartagena. En sectores de Olaya y Nelson Mandela... Hay 13 acrimines que se pueden identificar en este proceso investigativo. Esta organización surtía a los diferentes expendidos específicamente de marihuana. Incautamos un fusil, una pistola y un revolver. Se les va a imputar los delitos de homicidio, concierto para delinquir, tráfico de estupefacientes, tráfico de armas y extorsión que es uno de los delitos por el que se captura a 4 de estos integrantes del clan del golfo" Asimismo añadió, "dentro de los capturados hay uno que participó de los atentados que sufrimos como policía en el CAI del Pozón y en la estación de policía conocida como El Cuartelillo de Olaya, donde hubo 4 uniformados lesionados". Las capturas se dieron tras ocho meses de investigación que hicieron las autoridades y en las que se reveló que existía una red dedicada a delinquir en 4 municipios del norte de Bolívar. "Se captura uno que participó y otro con el alias de "Cali" quien dio la orden para que se cometieran estos atentados. Dentro de la organización hubo la captura de alias "Diego" quien delinquía en el norte de Bolívar", señaló. La Policía reveló que además se adelantan investigaciones para determinar la llegada de otros integrantes del Clan Del Golfo a la ciudad, quienes serían procedentes del departamento Antioquia. Entre los capturados se encuentran dos dueños de picó quienes utilizaban este tipo de establecimientos para comercializar alucinógenos.