Cargando contenido

Liz Yaniris Contreras. Foto: RCN La Radio.

Dolor y angustia. Eso es lo que refleja la mirada Liz Yaniris Contreras, quien hace tres años no ha podido ver, tocar, acariciar y entregar todo su amor de madre a sus dos hijos menores de edad, por cuenta de lo que ella considera una injusticia de la vida.



Esta madre, que comenzó a presentar dificultades económicas luego de divorciarse en el 2011 de su esposo Raúl Segundo Olmos Chamorro, tomó la decisión de entregar a éste, por ser el padre biológico, la custodia provisional de sus hijos que actualmente tienen 12 y 7 años, debido a que se radicaría por un tiempo en Venezuela.

Pasado un año y con la esperanzada de volver a ver a los amores de su vida, Liz Yaniris Contreras regresa a Cartagena pero se encuentra con la amarga noticia de que en su contra cursa una investigación por supuesta pornografía infantil y abuso sexual hacia sus hijos, a partir de una denuncia interpuesta por su exesposo y la pareja actual de éste.

Desde ese momento, ocurrido en el 2012 y como consecuencia de la investigación que determinó medidas restrictivas que le impiden acercarse a sus pequeños, esta madre cartagenera sólo ha podido ver a sus pequeños una sola vez y por 40 minutos, en la sede de los Centros de Atención e Investigación Integral a las Víctimas de Delitos Sexuales (Caivas), ubicado en el barrio Canapote.

Desesperada, porque aún las autoridades no definen su situación jurídica, sumado a que no ha encontrado respuesta positiva por parte del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF) para que le otorguen un permiso para ver o visitar a sus hijos, esta mujer decidió hacer público su calvario a través de RCN La Radio.

"Tengo tres años esperando a que la Fiscalía defina mi situación y se pronuncie. He buscado ayuda en diferentes entidades, la Personería, por medio de la Procuraduría Familiar, Penal y ninguno de estos han sopesado esta situación. Estoy desesperada (...) yo he solicitado ver a los niños y realmente no los he podido ver, el defensor de familia, el doctor, Miguel Ángel Villalba Medrano no me ha dado respuesta, estuve en su oficina y me dice que sabe qué están en tal lugar por que como estoy con esta situación penal, no me ha dado respuesta para poder ver a mis hijos", dijo entre lagrimas esta madre, quien alega que el proceso en su contra y que está en manos de la Fiscalía 32 Seccional, no registra avance alguno, entre otras cosas por que el fiscal encargado de esa dependencia han sido reemplazado en tres ocasiones.

Liz Yaniris Contreras señaló que en vista del limbo jurídico en el que se encuentra, el cual la mantiene alejada de sus retoños, tiene contemplado encadenarse frente a la sede de la Fiscalía Seccional Bolívar, ubicada en el barrio Crespo, con el objetivo que el ente acusador revise su caso y ponga fin a su sufrimiento.