Foto suministrada a RCN Radio.



El aumento en los niveles del Río Magdalena y el inminente riesgo de inundación, son las razones que ha impedido el inicio de la construcción de la Institución Educativa San Miguel en el municipio de Hatillo de Loba, sur de Bolívar.

Así lo informó el consorcio responsable de las obras, que sostuvo que antes estas condiciones, no ha sido posible adelantar los trabajos, los cuales debieron arrancar en mayo del 2017.

"Ante el inminente riesgo de inundaciones sería una irresponsabilidad colocar un ladrillo", dijo un portavoz del consorcio Colegios de Bolívar, que señaló que el contrato para la construcción del colegio fue suscrito en el 2014, pero que el acta de inicio de obras se firmó en mayo del año pasado.

El contratista indicó además que la Alcaldía de Hatillo de Loba aún no ha cumplido con lo estipulado en una acción de tutela interpuesta por la comunidad, que busca poner en funcionamiento un sistema de bombeo que permitirá contar con un equilibrio entre las aguas lluvias y del río, que han dejado en el medio al jarillón que protege a la comunidad.

"Esto ha incidido en el inicio de las obras porque las aguas están en el mismo nivel, como consta en varias visitas y reuniones del Fondo de Adaptación, el Contratista, la firma Interventora y la comunidad representada entre otros por el Rector del Colegio, el Presidente de la Junta de Acción Comunal (JAC) y veedores", expresó.

Precisó que el diseño aprobado para la construcción, contemplaba en sus cimientos, una estructura robusta, pero calculada para una situación en la cual el nivel freático de las aguas estaba muy por debajo del nivel inferior del cimiento. Sin embargo, la situación actual de aguas a nivel de superficie hace que las paredes de las excavaciones sean inestables, y que al sistema de cimentación ingresen partículas que no deben según diseño.

"El compromiso del Consorcio Colegios de Bolívar es total ante su contratante y ante la comunidad. Hemos sido claros en indicar que esta demora no es atribuible a nosotros, pues afecta el equilibrio financiero, ya que el aumento de los costos administrativos y de insumos siguen creciendo. Reiteramos que somos los principales interesados en que los trabajos se concluyan a la mayor brevedad", puntualizó la firma.

Ante estas condiciones, la comunidad recomendó realizar una tercera suspensión a las obras a la espera que el nivel del Río Magdalena baje y poder continuar con el esquema diseñado ya aprobado.