Hace algunos días, la Unesco envió una carta al Ministerio de Cultura advirtiendo los riesgos que tiene la edificación Aquarella Multifamiliar al patrimonio de Cartagena de Indias por su cercanía con el Castillo de San Felipe de Barajas. En respuesta, el alcalde (e) Sergio Londoño Zurek le envió una misiva a esa cartera para que trabajen juntos y cuestionó el accionar de los funcionarios nacionales.

La carta señala: “Por lo anterior, y destacando la inexplicable negativa de sus funcionarios, entiéndase, el Director de Patrimonio, a entender las consideraciones expuestas por este Distrito sobre el particular, solicitamos se actué sin dilataciones y sin excusas cuando antes” en alusión a las declaraciones de Alberto Escovar, funcionario señalado por el alcalde interino.

Alberto Escovar, el director de Patrimonio, “lo ultimo que quisiera como Ministerio de Cultura es pelear con la Alcaldía porque lo que tenemos que hacer es trabajar unidos, como fue la invitación que hizo el alcalde (e) Sergio Londoño Zurek”.

Escovar explicó que el Ministerio de Cultura no tiene responsabilidad en toda la ciudad de Cartagena sino en lugares específicos, donde están ubicados los bienes culturales de interés nacional “y el caso del edificio Aquarella está por fuera de la zona de influencia. Jamás iba a venir al MinCultura porque no tenemos una competencia”.

Según el funcionario, el lugar donde se adelanta proyecto inmobiliario el Plan de Ordenamiento Territorial establece que solo pueden levantarse edificios de 4 pisos para fines residenciales y 6 pisos para fines comerciales, pero advirtió que una circular de 2013 de la Secretaría de Planeación de Cartagena permitió que el curador urbano interpretara que se podía dar autorización de Aquarella.

Otra de las preocupaciones del alcalde Londoño Zurek es que se hayan dado discusiones en la Unesco con información falsa, pero el director de Patrimonio Alberto Escovar indicó que durante la visita del Consejo Internacional de Monumentos y Sitios a las fortificaciones de Cartagena estuvieron todas las autoridades.

En 4 o 6 meses Colombia recibirá el informe final de la Unesco, la advertencia del organismo está fundamentada en la inspección al edificio Aquarella “el experto recurrió al documento real de 20 pisos que se está levantando a menos de 200 metros del Castillo de San Felipe, que le faltan cuatro torres para completar el proyecto. De continuar adelante, sería una carga contra la declaratoria de patrimonio” agregó Escovar.