Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

La explosión dejó seis policías muertos.
Archivo

El 27 de enero de 2018 quedó en la memoria de toda Colombia. Ese día, a las 6:40 de la mañana, un grupo de efectivos de la Policía realizaba la formación para hacer el cambio de turno en la estación del barrio San José, en el suroriente de Barranquilla. 

Y los sorprendió el terrorismo: estallaron dos bombas que acabaron con la vida de seis uniformados; más de 40 personas resultaron también heridas, entre ellas civiles que se encontraban cerca del lugar.

Las detonaciones acabaron con la tranquilidad del sector del barrio San José. Las sirenas sonaban mientras que el desespero se apoderaba de los sobrevivientes, buscando la manera de ayudar a sus compañeros que habían sido víctimas del atentado. 

"Necesitamos ambulancias en el 20 (lugar), tenemos varios compañeros 910 (heridos) de carácter urgente", era una de las llamadas de emergencia que hacían los policías ilesos. 

Noticia relacionada: Murió el sexto policía tras el atentado en la estación de San José en Barranquilla

Alvaro Ríos, patrullero sobreviviente, relató el dramático momento de la mañana del 27 de enero. Indicó que recordar el hecho es doloroso.

"Estallaron las dos bombas. Esto primero fue un shock; cuando me estaba reincorporando fue un caos: vi a mis compañeros heridos, muertos, todo eso fue horrible. Recordar esto es doloroso pero no quiero que olviden a mis compañeros víctimas", manifestó. 

Minutos después del estallido, una patrulla de la Policía recibió la llamada de los vecinos en la que les manifestaban que un hombre con una actitud sospechosa llevaba un aparato en la mano a pocas calles del lugar.

Rápidamente fue capturado. Cristian Bellón, un estudiante de filosofía, fue sorprendido con un radio, una agenda y unos dibujos a mano de los planos de la estación de Policía. 

"Tenemos certeza absoluta del autor material de este acto criminal. Cristian Camilo Bellón Galindo, de 31 años. Han querido perpetrar esta actividad terrorista para generar zozobra en la comunidad; se le imputará cinco homicidios agravados, 42 tentativos de homicidio y uso de explosivos", fueron los detalles que entregó en su momento Néstor Humberto Martínez, quien era el fiscal general de la Nación.

Para ese entonces el comandante de la Policía Metropolitana de Barranquilla, general Mariano Botero Coy, explicó que el aparato que tenía el capturado servía para activar las bombas mediante una radiofrecuencia. 

"Tenía en su poder un radio y, según las investigaciones, este aparato fue utilizado para activar las dos bombas en el interior de la estación de Policía". 

Nicolasa Arteta, madre del patrullero Anderson Cano, recordó el día que su hijo salió para la estación: nunca se imaginó que sería la última vez que lo veía con vida. 

"Recuerdo que ese día salió sonriente diciéndome que nos regresaba ahorita; a los pocos minutos nos avisaron lo que había ocurrido. Él amaba su institución, me daba temor su trabajo pero siempre me decía que uno nació para morir", indicó la madre del patrullero asesinado. 

Para Brayan Ureña Guette, uno de los patrulleros que quedó malherido con esquirlas en sus piernas, brazos y una grave afectación en uno de sus tímpanos, dijo que este atentado le cambió su vida.

En el mes de diciembre recibió una sorpresa: Una resolución indicaba que tenían que retirarlo del servicio activo por disminución de la capacidad sicofísica, que le enviaron de la dirección general de la Policía. 

"Estoy muy decepcionado por lo que hicieron. El castigo mío es estar en el lugar no adecuado y siento que la institución me está revictimizando", expresó Ureña.

Lea también: A la cárcel tercer capturado por atentado en Barranquilla

Este lunes se cumplieron dos años de esa tragedia y las investigaciones aún continúan. Por este hecho las autoridades solo han capturado a tres personas: Cristian Camilo Bellón, Dalila Duarte Martínez y Nilson Mier Vargas. Mientras que Jefferson Torres Mina, uno de los señalados por este hecho, sigue en libertad. 

Hace pocos días la Fiscalía dio a conocer que un juez en Barranquilla prorrogó por un año más las ordenes de captura contra cinco integrantes del ELN, por la presunta participación en este atentado terrorista. 

Los familiares de las víctimas exigen a las autoridades judiciales que este hecho no quede en la impunidad debido a que en las recientes audiencias contra los capturados se han aplazado porque el juez encargado del caso se encontraba incapacitado. 

Yosimar Márquez Navarro, Fredy López Gutiérrez, Freddy Echeverría Orozco, Anderson Cano Arteta, Yamid Rada Muñoz y Willi Sabier Rhenals Martínez se convirtieron en los rostros de la tragedia. Sin embargo, sus compañeros en homenaje pintaron sus rostros y el de Jesús en un mural ubicado exactamente en el lugar donde quedaron sin vida. 

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.