Cargando contenido

El Ministerio de Minas garantizó que la operación de la multinacional es fundamental para la generación de energía en época de crisis

no hay casos sospechosos para coronavirus en la mina
Estefany Rodríguez Flórez

Desde el inicio de la cuarentena el rechazo de los pobladores de la zona de influencia del corredor minero, es un reclamo constante. Protestas ocasionales de la comunidad para evitar el ingreso de buses a la mina, confirman el descontento de los moradores, que consideran que la multinacional podría ser un foco para el contagio para el COVID- 19.

“Nosotros sabemos lo que Drummond ayuda a esta comunidad, pero ahora necesitamos sentirnos seguros en esta época de cuarentena, todos sabemos que en la mina abunda el personal extranjero, a demás siguen operando, entran y salen buses que viajan por toda la costa” aseguró un habitante del Cesar.

También puede leer: Detectan nuevas fisuras en edificio construido por el 'Clan Quiroz' en Cartagena

De acuerdo a estas denuncias, la multinacional aclara que en el momento no hay personal extranjero en la mina,“los empleados que empezaron a cubrir turnos desde el 10 abril, y que van y vienen de las poblaciones del área de influencia diariamente, son residentes de las mismas”, anotó la compañía en un comunicado.

La compañía asegura que los mensajes falsos en redes sociales, causan pánico en la comunidad, que no está informada sobre los estrictos protocolos de bioseguridad que siguen los empleados.

Cabe destacar que en las ultimas horas se adelantó un consejo de seguridad que buscar garantizar la seguridad de los trabajadores que ingresan a la compañía, Drummond insiste que la operación minera es una de las actividades que el Gobierno ha identificado como esenciales para el desarrollo del país, por lo tanto está permitida.

Lea también: Sismo de 6.3 grados de magnitud sacudió costas de Honduras

En medio del descontento por el tránsito de los operarios, la comunidad reconoce la labor social de la compañía, que en esta época de crisis ha contribuido con ayudas alimentarias y elementos de protección para enfrentar la pandemia, el ultimo aporte benefició el hospital Eduardo Aredondo Daza en Valledupar, con dotación para el personal médico.

Fuente

Sistema Integrado De Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido