Foto AFP

Cuando el primer tiempo del partido entre las selecciones de Colombia y Brasil estaba a punto de terminar en Barranquilla, hacia el minuto 45 de juego, un curioso incidente obligó a detener el encuentro un par de minutos.

Un perro criollo, café claro invadió la cancha del Metropolitano, sin el más mínimo asomo de sobresalto, con una tranquilidad y serenidad que sorprendió a las más de 45 mil almas que ocupaban el estadio y a los 22 jugadores de fútbol que corrían afanados detrás del balón buscando el gol.

El can por más de dos minutos se paseó por la cancha, paralizando brévemente el partido hasta ser atrapado por un auxiliar de logística.

El hecho no pasó inadvertido. Algunos espectadores del partido creen que no dejó de ser un incidente curioso, que le puso color y animosidad al momento tenso del final de la primera parte del encuentro.

"Los jugadores son unos profesionales y ese incidente solo fue una novedad", dijo alguien en las gradas del estadio, después de que el animal fuera retirado.

Pero otros hilaron más delgado: creen que por culpa del canino se desconcentraron los jugadores de la Selección Colombia.

"Sí, el animal distrajo a todos en el estadio y en esos breves segundos Brasil aprovechó una acción rápida y anotó", comentó otro hincha de la Selección, aún en la efervescencia que causó entre los asistentes el empate 1-1 entre ambas selecciones.

Lo cierto es que este canino se robó miles de miradas y se volvió viral en redes sociales.

De hecho, a las decenas de memes que circularon después de la jornada deportiva se le sumó hasta una cuenta en Twitter (_@PerroQueSeMetio_), que de inmediato sumó miles de seguidores.

Otro hecho curiosos se registró cuando el sistema de riego del gramado, en el segundo tiempo, sorprendió a los brasileros por breves minutos.

“Firulays” le empiezan a decir al perrito criollo –porque se desconoce su nombre- que logró paralizar el partido entre Colombia y Brasil por dos minutos. “_Quizá lo llamen Neymar, a raíz de la curiosidad_”, dijo con una chispa de picardía otro de los asistentes al Metropolitano.