Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Población indígena wayúu en La Guajira
AFP

La directora de la Fundación Evas y Adanes y mujer indígena, Fabrina Acosta, aseguró que el machismo sigue afectando a las comunidades nativas del país, tras referirse al video que se conoció este fin de semana en el que aparece el periodista Fabio Zuleta y un indígena, hablando de la compra y venta de mujeres Wayúu.

En diálogo con RCN Radio, la experta explicó que si bien existe un arraigo cultural con relación a la práctica de ofrecer en matrimonio a las mujeres Wayúu, algunas mujeres de esas comunidades la comparten y otras no. 

En contexto: Rebeldía wayúu: niñas rehúsan casarse en rancherías de La Guajira

"Este tipo de videos y de entrevistas afecta el trabajo de las mujeres Wayúu que respetan su cultura, pero que también buscan transformar esto, porque ese video deslegitima no solo la mujer Wayúu, sino la mujer colombiana", indicó. 

Audio

(Audio) Fabrina Acosta de la Fundación Evas y Adanes, sobre caso de venta de mujeres indígenas.

0:27 5:25

Fabrina Acosta señaló que ante esa situación, muchas mujeres Wayúu "trabajan para transformar conductas machistas que deslegitiman a las mujeres, no solo en región del país, sino en toda Colombia". 

Explicó que "la dote", término usado por la cultura Wayúu para casar a la mujer a cambio de un acuerdo económico que se pacta entre familias y que es una tradición cultural desde hace varias décadas, es ajena a la entrega de la mujer como un objeto comercial. 

"Cuando usted recibe dinero por la mujer,  no se llama dote. En la cosmovisión indígena, eso tiene otros significados que van más allá del dinero", señaló. 

En ese sentido, añadió que "eso debemos reconocerlo, pero también vemos que hay algunas mujeres Wayúu que están trabajando por lograr una transformación dentro de su cultura". 

Le puede interesar: 'Palabrero Wayúu' que habla de la venta de mujeres no hace parte de la comunidad indígena

La experta también afirmó que "ningún palabrero, ninguna autoridad indígena legitima casar a menores de edad. Si hay personas haciendo eso, va en contra de la ley indígena y de las leyes ordinarias del país". 

Fabrina Acosta concluyó que lamentablemente todavía se presentan casos aberrantes de mujeres víctimas de violencia y abuso en las comunidades indígenas, pero que muchas de ellas están dando la batalla y siguen trabajando para transformar ese tipo de conductas, desde hace unos 20 años. 

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.