Los tres ataques contra la fuerza pública que se han registrado en los últimos 10 días en el Sur de Bolívar, han alterado la tranquilidad de las comunidades ubicadas en esta zona del país.

Los habitantes del Sur de Bolívar aseguran que por cuenta de los hechos que se registraron en Santa Rosa, Norosí y Arenal del Sur, "están volviendo a revivir las épocas oscuras" donde la violencia marchó de sangre la tierra y obligó a muchas familias a salir de sus territorios.

El alcalde del municipio de Arenal del Sur, José Luis Pachecho, manifestó que se hace necesario que se vuelva a garantizar la seguridad en la región. "Le pedimos al Gobierno su presencia, no nos dejen solos en esta lucha, porque somos un pueblo que queremos es trabajar y trabajar en paz. No se que acuerdo ha hecho el Gobierno con el Eln, que lo haga como sea, pero que nos protejan. Es lo único que pedimos y exigimos al Gobierno", afirmó.

Además de este pronunciamiento, el secretario del interior de Norosí, Alejandro Campuzano dio a conocer que a ese municipio llegaron tropas adicionales para reforzar la seguridad, sin embargo expresó su preocupación por el abandono en que se encuentran esas comunidades rurales.

"La gente está un poco tranquila porque se ha visto presencia del Estado, pero no queremos sólo que se vea la policía y el Ejército, sino que queremos también inversión social porque nos sentimos abandonados. Necesitamos vías, salud, y si se dan esas inversiones nos sentiríamos más seguros", dijo Campuzano.

En el sur de Bolívar son más de 11 municipios los afectados por cuenta del accionar de grupos armados al margen de la ley.
En esta zona hace presencia el ELN, disidencias de las FARC y las Bandas Criminales.

Estos municipios corresponden a Norosí, Rio Viejo, Tiquisio, Achí, Montecristo, Arenal, Morales, Santa Rosa del Sur, San Pablo, Cantagallo y Simití.