Cargando contenido

Por el tamaño del objeto no fue posible que el menor expulsara de manera natural el elemento.

Llave
Imagen de referencia
Foto: Ingimage

Un pequeño de tan sólo un año de edad, terminó de manera inexplicable, con una llave al interior de su cuerpo por cerca de cuatro días. El infante, natural del municipio de Magangue, en el departamento de Bolívar, fue remitido a la Casa de El Niño en Cartagena.

El pediatra gastroenterólogo, Rodrigo de Vivero, quien estuvo al frente de la atención del pequeño, manifestó que debido a la edad del paciente y el tamaño del objeto que ingirió, no fue posible que el menor expulsara de manera natural el elemento.

Le puede interesar: Investigan presunta red de trata de bebés, tras asesinato de adolescente en Atlántico

Si bien la llave no representaba un riesgo para su vida, el médico manifestó que era necesario extraer el cuerpo extraño, por lo que se contemplaron dos opciones: la primera, una endoscopia digestiva, y la segunda, una cirugía. Siendo la primera opción, la que se decidió aplicar por seguridad del menor.

"En el caso de este niño, no estaba en riesgo de muerte. Si no lo podíamos sacar, lo teníamos que operar. Pero aquí es importante precisar que la llave, por su tamaño y en proporción al tamaño del cuerpo del niño, podría producir lesiones en el esófago, el intestino se podía perforar o se podía obstruir, pero afortunadamente se pudo hacer el procedimiento, se pudo extraer el elemento", manifestó.

Consulte además: 'La Descarada' no deja dormir a habitantes en zona rural de Montería

Un descuido, habría conllevado a que el pequeño ingiriera de manera accidental la llave, por lo que el profesional de la salud envió un mensaje a los padres para estar más atentos con sus hijos, en especial, con los elementos que puedan estar a su alcance y que en casos como este, los infantes pueden llevarse a la boca.

"Aquí el problema es que se están dejando cosas al alcance de los niños y en este caso fue una llave, pero pudo haber sido un objeto cortante, un veneno, una batería plana de algunos juguete o de los controles, que producen unos daños gravísimos en cualquier parte del tubo digestivo o algún objeto se puede ir a la vía aérea y se puede ahogar", expresó.

La extracción de la llave duró alrededor de 20 minutos, donde hay que indicar que el menor no sufrió ningún daño en su organismo y luego de un proceso de recuperación, fue dado de alta y puedo retornar con sus padres de nuevo a la casa.

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido