La mujer de origen venezolano vive en Barranquilla hace un año.

Se trata de María Petti Brito una mujer 20 años de edad, que se desempeña como peluquera en la capital del atlántico, y que según las autoridades le pagó a una mujer transgenero, sin experiencia en intervenciones estéticas, la suma de 300 mil pesos para que esta le inyectara silicona liquida en sus glúteos.

El procedimiento fue realizado en la sala de la casa en donde reside la joven, en el barrio Porvenir al norte de la ciudad. 

Como consecuencia de este procedimiento, desde hace 15 días, Petti Brito permanece internada en el Hospital General de Barranquilla en cuidados intensivos.

Alma Solano, secretaria de salud del Distrito rechazó que este tipo de procedimientos se continúen realizando en “clínicas de garaje”. “Esto es una situación que sobrepasa  incluso la Secretaría de Salud. Es un tema donde tiene que intervenir tanto la Fiscalía, como la Policía para poder hacer el seguimiento"

Solano insistió en que "toda sustancia que se introduzca en el cuerpo, debe ser aplicada por un médico. Hemos insistido en eso y nos mantenemos. Ninguna otra persona, ni cosmetologa, ni quien se haga llamar cosmetologa puede hacerlo”, dijo la funcionaria. 

La secretaria aseguró que ya están tras la pista de la persona que ocasionó esta situación. La Policía y Fiscalía ya han sido informadas.

Por su parte, familiares de la joven aseguran que no conocen a quien le inyectó el líquido a María, solo lo han visto por fotos que ella mostró. 

El pasado 7 de Marzo, una mujer de nacionalidad americana y un hombre español, fallecieron tras intervenciones quirúrgicas en dos clínicas de la ciudad de Cali.

Este año cerca de diez personas, entre ellas otras dos extranjeras, murieron tras ser sometidas a cirugías estéticas y uno de los casos se dio cuando una mujer procedente del sur del continente se sometió a tres intervenciones seguidas.

Encuentre más contenidos

Fin del contenido