Foto: Cortesía Unidad de Víctimas.

Víctimas del conflicto que perdieron sus seres queridos, donde muchas no saben el paradero de sus familiares, se dieron cita en el municipio de El Carmen de Bolívar para conmemorar el Día Internacional del Desaparecido. El acto convocó a más de 280 familias que a pulso y de forma artesanal, elaboraron un mural en donde dejaron plasmados los nombres y rostros de aquellos hombres y mujeres a los que la violencia apartó del seno familiar y que cuyo paradero es aún incierto. Ese es el caso de Miriam Blanco Díaz, quien todavía no sabe qué sucedió con su hermano Antonio Blanco Díaz y su esposo Francisco Marqués Torres, los cuales dejó de ver hace 17 años. "Ellos salieron a buscar unos animales y hasta el día de hoy no han regresado", expresó. Sostuvo que los años de ausencia se han convertido en verdadero sufrimiento, el cual se incrementa con el transcurrir del tiempo y más cuando nunca se conocieron razones que justificaran la desaparición. "Es una tortura grande para uno que siente, uno intenta expresar algo pero no hay palabras", dijo. Otra mujer que frente ese mismo calvario es Romano Viloria Meza, quien en circunstancias aún desconocidas que se registraron en el año de 1999, asesinaron a su compañero sentimental, donde su cuerpo le fue entregado 8 años después del crimen, a partir de una labor investigativa adelantada por el CTI de la Fiscalía General de la Nación. "Me dijeron en la Fiscalía le había sido una situación mala porque él no estaba en nada malo, él no tenía nada y lo que supe es que lo había asesinado la guerrilla. Eso fue lo que me dijeron", señaló. Según cifras de la Unidad de Víctimas en Bolívar, ante el Registro Único de Víctimas están registrados 2545 casos de personas desaparecidas en el departamento, donde el mayor volumen de estos registros se concentran en Cartagena y el Carmen de Bolívar.