http://media.rcn.com.co/audios/rcnradio/Funeralsoldadojul18.mp3 Familiares, amigos y allegados le dieron el último adiós al soldado Martínez en Magangué, Bolívar. Sobre las 9 de la mañana inició en la Catedral Municipal de Magangué, Bolívar, la ceremonia litúrgica que antecedió el sepelio del soldado Wilson de Jesús Martínez, fallecido en días pasados en un campo minado en El Orejón, Antioquia. La misa estuvo presidida por el obispo del municipio y contó con la presencia de los familiares del soldado fallecido, además de miembros del gabinete municipal de Magangué y personal del Ejército Nacional. El soldado fallecido recibió un homenaje por parte de la municipalidad de Magangué en la que se recordó su infancia en esa población y sus primeros pasos como soldado. Además el homenaje estuvo amenizado por un grupo vallenato, música favorita del Soldado. Familiares y amigos dedicaron palabras, durante la ceremonia: "Esto no se le hace a ningún ser humano. Siempre terminan pagando personas que no tienen nada que ver con esto. No solamente somos nosotros sino muchas familias las que hoy están destrozadas por culpa de la guerra", expresó con pesar, Sandra Martínez, hermana del uniformado. Por su parte, Rosa Jaraba, madre de la víctima, manifestó que Wilson era un gran hijo y todos en Magangué lo conocían. "Era un muy buen muchacho, muy allegado a la familia, todos los días llamaba para saber de nosotros. El daño no solo se los hicieron a la familia porque por aquí todo el mundo lo conocía y sabe lo buena persona que era mi hijo", expresó. Carlos Salazar, amigo de infancia del militar, recordó que Wilson desde pequeño siempre quiso ingresar al Ejército. "La mayoría de familias de por aquí son humildes y eso nos obliga a buscar alternativas porque trabajo no hay. Él siempre quiso ayudar a sus padres y construirle una casa a su familia. Desde pequeño siempre me decía que él iba a ser soldado y siempre lo hizo bien. Infortunadamente la vida se le terminó de esta manera", narró. Sobre las 11 de la mañana el cadáver de Martínez Jaraba, fue llevado hasta el cementerio central, donde fue sepultado en medio del dolor de sus familiares.