Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Hombres del Esmad custodiaron el sepulcro
Hombres del Esmad custodiaron el sepulcro
Cortesía

El sepulcro de una menor indígena Wiwa que había fallecido en una unidad pediátrica de cuidados intensivos en el municipio de San Juan del Cesar, al sur de La Guajira, generó choques entre la fuerza pública y la comunidad.

La niña de 8 meses, murió por infección respiratoria aguda y su caso era tratado de acuerdo con los protocolos establecidos por el Ministerio de Salud, al tratarse de un caso sospechoso de COVID-19; sin embargo, al momento del sepulcro en el cementerio central del municipio, la comunidad aledaña se reveló evitando que el pequeño cuerpo fuera enterrado en el camposanto.

Lea también: Rebeldía wayúu: niñas rehúsan casarse en rancherías de La Guajira

“Cuando teníamos todo listo para el proceso de sepultura los habitantes no nos dieron oportunidad, y con el fin de evitar mayores enfrentamientos devolvimos el cuerpo a la morgue del hospital”, dijo el alcalde de San Juan, Álvaro Díaz Guerra.

Minutos después del incidente con la comunidad, fue necesaria la intervención de hombres del escuadrón móvil antidisturbios, quienes custodiaron la diligencia hasta que la menor fue enterrada.

Es más peligroso no permitir la sepultura de un paciente que posiblemente tenga COVID-19 y arriesgase a acercarse al cadáver: eso genera aún más contaminación”, manifestó Eliana Mendoza, gerente del hospital San Rafael de San Juan.

Ruth Mendoza, habitante de la población y vecina del cementerio señaló que “el camposanto está central y alrededor lo que ha habido siempre es podredumbre y los vecinos somos los que sufrimos la problemática; además a nosotros cuando inició todo esto nos hicieron creer que las personas que morían por la enfermedad iban a desaparecer, los incineraban; aquí lo que nos hace falta es pedagogía e información por parte de las autoridades”.

Lea además: Indígenas impiden paso de alimentos para habitantes de la Alta Guajira

Los pobladores de la localidad han exigido que se establezca un lugar específico, que no sea el cementerio, para sepultar los cuerpos de personas confirmadas o sospechosas de coronavirus.

La administración respondió que todas las garantías de bioseguridad están dadas para el tratamiento de pacientes y de cuerpos de personas que fallecen, y solicitaron  a la ciudadanía no interceder en estos procedimientos que se realizan de acuerdo a protocolos estandarizados en todo el país.

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.