Sofía Velásquez Ferrer, hija de Marina Ferrer, una de víctimas del holocausto del Palacio de Justicia, aseguró que el Estado la engaño durante 30 años. Dijo que se enteró de la exhumación del cadáver por las noticias porque ninguna autoridad le informó. “Me ha causado una tristeza muy grande es como ahaber vivido un engaño 30 años”. Señaló que su madre fue a hacer una llamada telefónica al palacio de justicia donde una amiga suya, cuando el M-19 se tomó las instalaciones. “Mi mamá fue a hacer una llamada donde una amiga que trabajaba en el Palacio de Justicia pero no estaba. Se quedó a esperarla y fue cuando se tomaron las instalaciones y quedó allí atrapada”. Sofía Velásquez Ferrer aseguró que instaurará acciones penales luego de confirmar que los restos entregados hace 30 años no corresponden a los de su madre. “Si pienso tomar alguna medida, en este momento apenas estoy reaccionando de toda esta situación”. La aparente tranquilidad de Sofía durante tantos años, dio un giro de 180 grados al saber que la mujer que enterraron hace cerca de 30 años no era su mamá.