Cargando contenido

Foto: Cortesía Habitantes de uno de los edificios con orden de desalojo en Cartagena.



Los 16 edificios en riesgo de colapsar han sido evacuados en un 65% según reportó la secretaría del interior de Cartagena.

Pese a que una juez de control de garantías decidió suspender de manera temporal los operativos de evacuación a las 108 familias que habitan estas edificaciones, las autoridades han señalado que más personas han decidido abandonar sus apartamentos de manera voluntaria.

Esta evacuación fue ordenada por la alcaldía de Cartagena tras una solicitud de la Fiscalía en la que se pidió al alcalde proteger la vida de las personas que habitan esos edificios en riesgo de colapsar, según estudios de la Universidad de Cartagena.

"El balance que va hasta el momento es superior al 65%, lo están haciendo de manera voluntaria, como quiera que estamos acatando la orden del juez. Nosotros no podemos hacer llamado a evacuación. No lo podemos hacer respetando la orden del juez", señaló la Secretaría del Interior, Yolanda Wong.

Así mismo la Secretaría del Interior señaló que se mantiene el monitoreo constante a estas edificaciones por parte una Sala de Crisis, la cual cuenta con asesoría de expertos en evacuación.

"Pedimos al alcalde tener la asesoría de las personas que estuvieron al frente de la evacuación del SPACE en Medellín, que es el único referente que tenemos. Ellos estuvieron aquí desde el día el viernes y estarán con nosotros para acompañarnos a tomar las decisiones que a bien tenga la juez tercero con funciones de garantías", añadió.

A pesar que la Universidad de Cartagena reveló que ninguna de estos 16 edificios tuvo diseños estructurales, los residentes de estas edificaciones aseguran no creer en esos resultados y todavía hay quienes se niegan a abandonar los apartamentos.

Se debe señalar que estos edificios además de estar en riesgo de colapsar hacen parte de un proceso investigativo que adelanta la Fiscalía contra Wilfran Quiroz, quien es señalado de dirigir una empresa ilegal que construía edificios en la ciudad sin licencias de construcción y con materiales de baja calidad.

Esta persona es responsabilizada de adelantar la obra en el edificio Portal de Blas de Lezo II, el cual tras su desplome ocasionó la muerte de 21 obreros.