Cargando contenido

Cartagena // Foto: Pixabay



Un experto del Consejo Internacional de Sitios y Monumentos, Icomos Internacional, se encuentran en Cartagena como parte de la visita de inspección al patrimonio que realiza la Unesco a esta ciudad.

El organismo se encuentra revisando el estado actual de la conservación de los bienes del Corralito de Piedra, donde una vez culminado ese proceso, formulará recomendaciones a Colombia con el fin de reforzar la estructura de gestión y las acciones de conservación del Puerto, Fortalezas y Conjunto Monumental de Cartagena, sitio cultural inscrito en la Lista del Patrimonio Mundial de la Unesco desde 1984.

Esta visita se enmarca dentro de un mecanismo establecido por la Convención de 1972 para la protección del Patrimonio Cultural y Natural, denominado “Misión de asesoramiento técnico” que se realiza por solicitud de los Estados Partes para obtener un concepto técnico sobre algunos aspectos vinculados con el estado de conservación de los bienes inscritos.

La misión es una ocasión para revisar el potencial impacto de proyectos de desarrollo que puedan afectar el Valor Universal Excepcional del sitio, para la preparación o revisión de un plan de manejo o para examinar el progreso logrado en la implementación de medidas de mitigación específicas.

 

El experto se reunirá con el Alcalde (e) Sergio Londoño Zurek, y realizará recorridos por la ciudad con el fin de recolectar información necesaria para preparar el informe. En estas actividades, que iniciaron desde este 12 de diciembre y que se extenderán hasta el próximo viernes 15 del mes en referencia, se contará con el acompañamiento del Director de Patrimonio del Ministerio de Cultura, Alberto Escovar Wilson-White, y un representante de la Secretaría Ejecutiva de la Comisión Nacional de Cooperación con la Unesco de la Cancillería.

Como resultado y con posterioridad a sus visitas de asesoramiento técnico, los expertos envían su informe a Icomos Internacional y este organismo, una vez verificada la información, lo remite al Centro de Patrimonio Mundial de la Unesco que será la entidad que, en un plazo aproximado de cuatro meses, emitirá el informe final dirigido al Estado parte con las conclusiones y recomendaciones de la misión, con el fin de aportar elementos que contribuyan al mantenimiento del Valor Universal Excepcional de los bienes visitados y mejorar su conservación y gestión.