Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Sacerdote que falleció por covid-19
Arquidiócesis de Cartagena

El sacerdote Edwing de Jesús Marzán Portillo, es otra de las víctimas mortales de la covid-19 en la ciudad de Cartagena. 

La Arquidiócesis de la ciudad informó sobre el deceso del líder espiritual, quien se encontraba recluido en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) del Hospital Universitario del Caribe, donde intentaba con ayuda del cuerpo médico ganarle la batalla al virus que acabó con la vida de su madre días atrás.

El arzobispo de Cartagena, monseñor Jorge Enrique Jiménez Carvajal, señaló que hasta el momento se desconocen las causas del contagio del padre Edwing, quien era el sacerdote de la iglesia ubicada en el barrio El Campestre. 

Le puede interesar: Fallecen dos médicos cartageneros por covid-19

"Una invitación a que tomemos muy enserio lo de los contagios, el padre fue contagiado de coronavirus e igualmente su mamá a quien despedimos la semana pasada y día de hoy llamó el señor al padre Edwing después de muchos días muy dolorosos desde que lo entubaron, luego lo sedaron y fue imposible comunicarnos con él", expresó el arzobispo de Cartagena. 

Monseñor agregó que "el padre hizo todo un proceso muy doloroso, primero estuvo en la Clínica Madre Bernarda, lo acompaños y lo cuidamos, cuando se requirió la UCI fue trasladado al Hospital Universitario. En el Hospital primero lo tuvieron en pieza, luego lo tuvieron en cuidados intermedios y luego en UCI". 

"Estando en UCI lo tuvieron que entubar y eso es un proceso muy doloroso. Cuando ya la entubada fue insuficiente para que pudiera tener oxigenación, nos preguntaron la posibilidad de hacerle la traqueotomía. Al principio el padre reaccionó bien, pero luego cada día fue insuficiente", aseveró Monseñor Jorge Jiménez. 

Lea también: Cartagena registra 21 muertes por covid en primeros días de enero

El arzobispo Jorge Enrique Jiménez Carvajal, aseguró que el cuerpo del padre Edwing de Jesús Marzán Portillo no será cremado como estipulan los protocolos cuando la persona muere por Covid-19.

El padre ya había superado el virus, lo dejó con muchas debilidades que le ocasionaron la muerte, por eso preguntamos y nos dieron la posibilidad velarlo (….) vamos a respetar su última voluntad”, añadió el arzobispo.

Concluyó que “lo vamos a llevar directamente a la capilla del seminario provincial, donde el trabajó ocho años. Ahí vamos a celebrar las exequias con todas las normas de bioseguirdad (…) la entrada al seminario está totalmente restringida y le pedimos a los sacerdotes que no lleven acompañante”.

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.