Foto: RCN La Radio

La fiscalía realizó en la mañana de hoy una jornada de entrega de restos óseos a familiares de personas desaparecidas y asesinadas por paramilitares entre mediados de la década d los 90 y principios de la década de los 2 mil. Fueron en total 12 los cadáveres  devueltos a sus familias por parte de ese organismo judicial quien los encontró e identificó luego de múltiples estudios de tipo forense para dar con la identidad de los familiares. La entrega de los restos se dio en medio de una ceremonia litúrgica y estuvo marcada por la emotividad de las familias de ver nuevamente a sus seres queridos después de tantos años. David Ruiz, fiscal de la seccional de exhumación de la Fiscalía, aseguró que varios de estas personas estaban desaparecida desde hacia mas de diez años además recalcó que dentro del grupo había un menor de edad. "Hay mucha de esta gente que viene desde los años 97 y 98 luchando por encontrar a sus familiares interponiendo denuncias para poder halar a sus familias. Somos testigos de toda la lucha y el sufrimiento por el que han pasado todas estas personas para poder encontrar los restos de sus seres queridos. Para poder hallas los cuerpos se usaron relatos de testigos y estudios científicos para poder dar con el paradero de estas personas. La mayoría estaban en el mismo lugar o cerca de los lugares de los que desaparecieron", expresó Ruiz. Por su parte los familiares de los desaparecidos recordaron a sus seres queridos al tiempo que agradecieron toda la gestión por parte de la Fiscalía para acabar con tatos años de incertidumbre. "A mi hermano se lo llevaron un 12 de septiembre del 97 al medio día, sabemos que fueron los paramilitares porque eran los que estaban en la zona de Tiquisio. A el se lo llevaron y no dejaron que nadie estuviera con él. Nosotros preguntábamos pero siempre nos decían que lo habían soltado y el nunca volvió. Mucho tiempo después ya nos dijo un reinsertado que estaba muerto y desde entonces veníamos luchando por tener su cadáver de nuevo hoy gracias a la Fiscalía tenemos nuevamente sus restos y podemos darle cristiana sepultura", manifestó Óscar Acevedo, hermano de una de las víctimas. Todas las víctimas eran oriundas de municipios del sur de Bolívar.