Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Ascensor desplomado en edificio de Cartagena
Cortesía

En Cartagena y en el municipio Jerusalén, ubicado en el departamento de Cundinamarca, lloran la muerte de James Soto y Rodolfo Tapia, los operarios que murieron en el desplome del ascensor ubicado en el edificio Piñango, en el exclusivo sector de Castillo Grande de la capital de Bolívar. 

Los familiares de las víctimas que fueron sepultadas dos días después del hecho harán justicia por sus seres queridos. Teresa Moncada, pareja sentimental por 20 años del mecánico de ascensores Rodolfo Tapia, expresó que tomarán acciones legales para que la compañía donde laboraba responda por su deceso. 

Le puede interesar: Desplome de un ascensor dejó dos trabajadores muertos en Cartagena

"Sí vamos a tomas acciones legales, la empresa ni el jefe se ha comunicado con nosotros y tienen mi número, parece que se hubiera muerto un animal. Él estaba incapacitado, se fue a trabajar con uno de los dedos de su mano derecha hinchado y partido, había sufrido recientemente un accidente laboral; yo le decía: mijo, mire cómo tiene el dedo hinchado y él me decía que tenía que estar disponible porque si no lo echaban", indicó Teresa Moncada, quien recuerda la voz audible de su pareja cuando le dijo que iniciaría a trabajar esa mañana miércoles 17 de marzo.

La mujer, con su voz entrecortada y sostenida de su hija, quien le trasmitía fuerza, añadió que "hacía 25 días el dueño o administrador de la empresa le habría dicho a Rodolfo que renunciara, porque al parecer la empresa estaba en quiebra, pero era por el dedo, él dijo que no porque en ninguna empresa lo iban a recibir como estaba; él lo citó para hacer un trabajo, el martes llegó pero la persona que iba hacerlo no fue y lo citaron el miércoles, ya a las once me avisaron que estaba muerto, que el ascensor le había caído encima, no sé qué se reventó porque yo no estaba ahí". 

Por su parte, José Armando Cassiani, padrastro de Rodolfo Tapia, alegó que al hombre de 41 años sin estar en perfecto estado de salud le habría quitado la incapacidad que tenía para que pudiera laborar, "él tenía el dedo roto, digo que el accidente pudo ser generando también por eso, porque él no podía maniobrar una de sus manos, él tenía como cuatro años con la empresa, es más, la semana pasa se había ido para Medellín, porque la ARL lo llamó para hablar con él, él estaba siendo tratado con terapia y el doctor que lo atendía le quitó la incapacidad". 

El padrastro de la víctima, quien se enteró de la fatal noticia momentos en que velaba a su madre en una funeraria de la ciudad, relató que Rodolfo Tapia trabajó sin equipos de protección y aseguró que la prueba está en las imágenes y videos que circulan en las redes, dijo que al parecer eran tres trabajadores y se encuentran a la espera que el testigo entregue su versión de los hechos. 

"A él lo llaman el martes y el edificio Piñango no lo dejó entrar por no llevar las herramientas. Fue al día siguiente que empezó a trabajar, dicen que habían tres operarios y dos murieron, hay uno que debe corroborar, no sabemos quién es. Hay un video corriendo en las redes donde se observa que no tiene arnés, ni nada, cómo una persona que está trabajando desde un tercer piso va a estar sin nada, sin las medidas de seguridad, el administrador del edificio no debió permitir eso", dijo Cassiani.  

Lea aquí: Abren investigación por muerte de dos operarios tras colapso de ascensor en Cartagena

La familia de Rodolfo Tapia, una vez sepulte a su ser querido, iniciará con el proceso legal. "Nos duele que la empresa no se haya pronunciado, él está siendo enterrado con ayuda del hermano que es militar", explicó el padrastro. 

RCN Radio estableció comunicación con la administración del edificio donde se registraron los hechos, pero no respondieron al llamado de este medio.

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.