Cargando contenido

Los propietarios del predio temen que tengan que pagar catastro e impuesto a los dos departamentos.

Belén de Bajirá
Foto: Cortesía Igac

Incertidumbre sienten los propietarios de una finca en Belén de Bajirá porque uno de las fronteras físicas, entre Antioquia y Chocó quedó en la mitad su predio.

El inmueble está ubicado en el sector Caucheras, en la vía que de Belén de Bajirá comunica al municipio de Mutatá, Urabá antioqueño. Justo allí, en el terreno de don Eduardo Espinosa y su esposa, el Instituto Geográfico Agustín Codazzi, construyó una pilastra de concreto de 60 X 60 centímetros para demarcar el límite territorial entre los dos departamentos.

Según los dos propietarios, ese mojón dividió su finca y dejó una parte en Antioquia y otra en Chocó. Por lo que sienten que les traerá problemas con el pago de impuestos como el Predial y Catastro.

"Lo que más me preocupa es que me dividan la finca en dos: una parte de Chocó y la otra de Antioquia. Soy un hombre de la tercera edad (...) Cuando uno vaya a vender, entonces, ¿vende un pedazo a una persona y el resto, a otra?", dijo la pareja de adultos mayores.

El Igac explicó que el mojón se debió poner en el predio privado porque así lo indican los límites y la Ley 13 de 1947.

Cabe recordar que a lo largo de 183 kilómetros se instalarán un total de trece mojones, de los cuales los primeros dos fueron ubicados en predios del sector conocido como Caucheras en Belén de Bajirá.

Primeros limites físicos

Estas pilastras, que son unas bases de columna de 60 X 60 centímetros, quedaron instalados a nueve kilómetros del casco urbano en la vía Caucheras para demarcar a Belén de Bajirá como jurisdicción de Riosucio, Chocó, y separarlo de Mutatá, en el Urabá antioqueño.

Ante estos primeros mojones, el gobernador de Antioquia, Luis Pérez, aseguró que es necesario que se investigue si el afán de hacer el deslinde sin un fallo del Consejo de Estado, es para escriturar las 40 mil hectáreas baldías que hay en la zona de algún grupo privado.

De acuerdo con el Igac, restan once mojones por construir e instalar a los largo de 183 kilómetros, no sólo en Belén de Bajirá, sino también en Nuevo Oriente, Macondo y Blanquiset para separarlos del municipio de Turbo en Antioquia.

En Belén de Bajirá hacen presencia 100 uniformados de la Policía y el Esmad para brindar seguridad, luego de que el Igac denunciara falta de garantías para desarrollar el proceso de amojonamiento.

Encuentre más contenidos

Fin del contenido