Tras ser señalado por varios testigos de asesinar a Wilmer Alfonso Quesada Tuirán en hechos ocurridos el 4 de diciembre de 2015, la fiscalía imputó a Ramón Daniel Valdez Berrio el delito de homicidio agravado. Se reveló "Que Valdéz Berrio, tuvo una discusión con Quesada Tuirán, posteriormente el agresor en compañía de un menor de edad lo habría ido a buscar en su vivienda en el barrio San José de San Jacinto y en medio de una pelea al parecer, lo apuñaló en la espalda, el pecho y los brazos". Al finalizar la audiencia de legalización de captura, imputación de cargos y medida de aseguramiento, el juez dejó al detenido en libertad y la Fiscalía apeló de la decisión.