La Contraloría General de la República detectó que el daño patrimonial que causó Electricaribe a los departamentos fue de más 216 mil millones de pesos por el no pago de los subsidios a la población más pobre de la región. El gobernador de Bolívar, Dumek Turbay, aprovechó la coyuntura para volver a enviar un mensaje al gobierno relacionado con la celeridad que se requiere para reemplazar a la compañía que ya tiene más de un año de estar intervenida.


“Necesitamos rápidamente un operador del servicio de distribución de energía eléctrica con conocimiento en la región porque necesitamos recuperar el tiempo perdido. Necesitamos acabar con ese rezago de tantos años y necesitamos un servicio digno para los habitantes del caribe”, expresó Turbay Paz.


El mandatario agradeció al organismo de control haber desenmascarado las malas prácticas de la compañía: “Siempre hemos dicho que Electricaribe es un villano, por fortuna está intervenida y eso debe terminar en la liquidación. Son descarados y cínicos, con estas irregularidades todavía insisten en demandar al Estado colombiano, agradecemos haberle quitado la máscara a esta empresa”.


Cabe recordar que Javier Lastra, agente interventor, explicó que la empresa inició los ajustes para normalizar los subsidios desde la intervención: “Ahora nos encontramos en la etapa de los ajustes a los sistemas para hacer la devolución de lo dejado de asignar a los usuarios durante la intervención que corresponde a una cifra cercana a los $20 mil millones de pesos”.


De acuerdo con el organismo de control en Bolívar, Cartagena fue la ciudad más afectada dado que Electricaribe no le descontó a sus usuarios beneficiados con el subsidio más de 19 mil millones de pesos. Le sigue María La Baja con más de 2.700 millones de pesos, luego sigue Arjona con 2.500 millones.