Cargando contenido

Foto suministrada por la Federación Nacional de Departamentos.



Los gobernadores del país, tras concluir su asamblea nacional en Cartagena, decidieron declararse en sesión permanente hasta lograr una solución que permita garantizar la operación y continuidad del Programa de Alimentación Escolar (PAE).

Los mandatarios, en una jornada de trabajo de más de 10 horas, determinaron no sólo entregar el manejo del programa al Gobierno Nacional, sino que también consideraron que se debe reeplantear el modelo con el cual se está ejecutando el mismo, debido a que en sus condiciones actuales, se está volviendo inviable financieramente.

El gobernador del Huila, Carlos Gonzalez, presidente de la Federación Nacional de Departamentos, aseguró que en los últimos años los entes territoriales vienen asumiendo los costos del PAE a través de los recursos de regalías, hecho que ha implicado a los mandatarios recortar inversión en otros frentes de su plan de gobierno.

[imagewp:444392] Los gobernadores del país, con carteles en mano, hicieron un acto simbólico de entrega del manejo del PAE al Gobierno Nacional. Foto: RCN Rradio

Así mismo, manifestó el mandatario que sus homólogos han coincidido que para encontrar una solución al PAE se hace necesario que en las discusiones a desarrollarse desde la próxima semana en Bogotá, se haga presente el Ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas Santamaría.

"La sesión permanente que se ha instalado pretende que en 8 días, los gobernadores podamos entregar un informe con claridad acerca del avance de esta reunión, pero sobretodo de las soluciones inmediatadas a los problemas estructurales y poner en marcha una hoja de ruta que permita a los niños y niñas colombianas, tengan la mejor alimentación escolar sin dificultades, pero que desde el Gobierno Nacional esté asegurada la calidad y los gobernadores estamos dispuestos a contribuir", afirmó.

En la sesión de trabajo, el gobernador Dumek Turbay Paz, planteó una reformulación del PAE, que incluya un diálogo franco entre los mandatarios departamentales y el Gobierno Nacional, y que se evalúen opciones como su retorno al Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF), u otro estamento capaz de asumir sus costos, teniendo como principales beneficiarios a los niños más pobres de las zonas rurales del país.

Indicó que el programa se ha convertido en lo que denomina una “bola de candela” que en los últimos años ha sido “pateada” de un lugar a otro sin que se concrete una solución de fondo que garantice la alimentación de los pequeños en sus calendarios escolares y que, como corresponde, finalicen sus años lectivos.

“Hay que tomar decisiones a la mayor brevedad y replantear el PAE. La alimentación y educación de nuestros niños son prioritarias. Sin recursos es imposible que el programa siga adelante”, dijo Turbay.

La ministra de Educación, Yaneth Giha, como respuesta a los voces elevadas por los gobernantes, planteó cuatro propuestas: blindar los recursos, abordar toda la complejidad del programa, no “satanizar” el PAE, y “comprender que no es un programa universal”.

"Le he pedido a los gobernadores es que trabajamos en dos frentes: uno, donde seguimos trabajando mancomunadamente en la prestación del servicio para los niños y niñas de Colombia, al mismo tiempo revisando cuáles son esas estrategias para mejorar el programa", afirmó.

Frente a la solicitud de los gobernadores, el Viceprocurador General de la Nación, Juan Carlos Cortés, planteó que las medidas en torno al PAE “no pueden pasar de este 2018”, así como que se haga un seguimiento entre las partes para encontrar una salida.

"Este es un tema importante en la agenda de la política pública y el Ministerio Público lo tiene dentro de sus prioridades porque sabemos que es un programa que llega a más de 4 millones de niños en Colombia, que compromete recursos públicos y esto tiene que estar en la agenda de Estado y no de un Gobierno y por tanto consideramos que se debe avanzar en una agenda de trabajo", puntualizó.