Sergio Londoño Zurek ha sido nombrado como alcalde encargado cuatro veces durante un poco más de seis meses debido a los procesos disciplinarios y penales del ex mandatario Manuel Duque, durante ese tiempo los líderes de opinión en Cartagena han calificado su gestión durante el periodo de interinidad. Los gremios económicos, como la Cámara de Comercio y Fenalco, lo han visto con buenos ojos porque es un funcionario de alto gobierno que puede hacerse cargo de las exigencias que tiene la ciudad. María Claudia Páez, presidente de la Cámara de Comercio, reconoce que le preocupa los macroproyectos que la ciudad requiere. “La interinidad como ciudad no nos conviene, nos preocupa mucho el Plan Maestro de Drenajes Pluviales y Protección costera, que ya estaban aprobados los recursos. No sabemos qué va a pasar con los compromisos que se adquirieron con el tema de educación, empleo y pobreza” indicó Páez. Sin embargo, Cedetrabajo Cartagena y el Observatorio del Mercado Laboral de Cartagena, y otros académicos, han cuestionado al mandatario porque los indicadores sociales mejoran y la ciudad se mantiene con altos niveles de pobreza y desempleo. Dewin Pérez, director del programa de Economía y director de este observatorio, indicó que las personas no perciben en su entorno el desarrollo. Aunque en crecimiento tuvimos buen desempeño con los sectores líderes, como la industria, el Puerto y el Turismo, no hubo reflejo en las variables sociales. Para abordar temas que no dan espera como la pobreza, como el desempleo, la calidad del empleo, es necesario que los lidere alguien que conozca de fondo la problemática de la ciudad” La renuncia de Manuel Duque  trajo consigo el fantasma de la interinidad al Palacio de la Aduana, agravando la crisis de gobernabilidad “Cartagena está sumida en una crisis institucional y administrativa que viene desde hace mucho tiempo. Hemos tenido 21 alcaldes en 19 años, 10 de ellos encargados. En siete años, dos elecciones atípicas donde el común denominador ha sido los niveles de abstención superiores al 70%” indicó Carolina Calderón, directora de Funcicar. Entre los líderes comunitarios hay división, algunos consideran que el mandatario interino ha volcado su mirada a zonas periféricas, mientras que otros no lo reconocen como tal porque no fue elegido popularmente y sienten que no los representan.