Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Las islas de Providencia y Santa Catalina quedaron destruidas por el paso del huracán
Cortesía alcaldía municipal

Sin hospital ni viviendas, los providencianos claman porque las promesas del Gobierno nacional se cumplan y puedan seguir adelante de manera digna.

La madrugada del 16 de noviembre de 2020, el huracán Iota categoría 5 destruyó el 98% de las viviendas y edificaciones de Providencia y Santa Catalina.

Ese día la angustia se apoderó de sus habitantes que se salvaron de puro milagro, porque todo lo material se destrozó; los animales, las iguanas propias del municipio quedaron sin árboles donde subirse.

"Los techos volaban, las láminas de Eternit se convertían en proyectiles a gran velocidad, las familias usaban el baño de las viviendas de madera como refugio seguro, allí buscaban protección pensando que no iban a sobrevivir, mientras lloraban y gritaban desesperados", recuerdan algunos de los habitantes de Providencia.

También lea: SIC inicia investigación por presunta cartelización en prestación del servicio de aseo en Yumbo, Valle

"Debido a las advertencias meteorológicas la gente amarró los techos, selló ventanas, se organizaron y se pasaron a lugares más seguros, tanto que muchos se fueron a los albergues, pero el huracán Iota fue tan fuerte, que voló todo y no quedó un solo techo", añaden los habitantes consultados por RCN Radio, tras el paso de un año del huracán IOTA.

A pesar de que el presidente Iván Duque prometió reconstruir la isla en 100 días, un año después los pobladores siguen sin ver cumplir esa promesa.

Los ciudadanos piden que aceleren la construcción de las casas. Las personas siguen siendo atendidas en un hospital de campaña.

Por su parte, Susana Correa, gerente para la reconstrucción del municipio dijo que se han entregado 966 viviendas, 337 nuevas y 629 reparadas.

Le puede interesar: Fecode exige a miembros del Centro Democrático que cesen sus discursos de odio hacia los maestros

Hay que decir que la intervención de los entes de control presionó acelerar la reconstrucción del lugar.

Correa antepone como causas del retraso, la logística del transporte de materiales, y deficiencias en el muelle.

Se cumple un año y lo que sí es cierto, es que todavía hay familias viviendo en carpas provisionales, y muchos siguen esperando la respuesta del Gobierno nacional.

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.