Cuestionó el permiso para construcciones como la que se realiza cerca al Castillo de San Felipe.

Murallas Cartagena
Murallas Cartagena
Colprensa

El procurador general, Fernando Carrillo, dio a conocer que buscará ponerle fin a las castas políticas que se apoderaron de las Curadurías Urbanas de Cartagena, las cuales han permitido la construcción de obras cuestionadas como las del proyecto Aquearela, el cual se desarrolla a menos de 200 metros del Castillo de San Felipe.

El jefe del Ministerio Público reiteró que este proyecto viola el nuevo Código de Policía y afecta la condición de Patrimonio Histórico de la Humanidad que tiene la ‘heroica’. 

“Aquí de lo que se trata es que haya transparencia, que quede atrás un pasado de prácticas que son lamentables en control urbano. Como que son costos de castas políticas que se apoderaron de las curadurías y que eso llegue a su fin, que sea el interés público el que prime”, señaló.

De acuerdo al procurador, en Cartagena se hace necesario implementar y actualizar el Plan de Ordenamiento Territorial y señaló que el Departamento de Planeación Nacional debe adelantar las gestiones necesarias para coadyuvar a Cartagena en esta labor.

“Nosotros creemos que ha habido conductas violatorias del Código de Convivencia, del Código de Policía y aquí tenemos un problema gravísimo que es el Plan de Ordenamiento Territorial, el próximo alcalde de Cartagena tendrá que dedicarse a ello. Es evidente y contraevidente desde otro punto de vista que Cartagena necesita preservar su condición de patrimonio”, añadió.

El jefe del Ministerio Público señaló que Cartagena no puede perder su titulo de Patrimonio Histórico y de la Humanidad por la construcción de este proyecto y reveló que estarán revisando las medidas policivas que haya lugar para defender la visualización del Castillo San Felipe.

El procurador señaló que se hace necesario fortalecer las inspecciones de Policía para evitar que haya irregularidades en las construcciones. Dijo que en el caso de Cartagena la corrupción ha cobrado la vida de personas.

“Aquí estamos hablando de vidas humanas, el problema es que en Cartagena a diferencias de otras ciudades, hubo un peaje de 21 vidas humanas que se sacrificaron por violación de las normas urbanas. Aquí la corrupción produce sacrificios de vidas humanas como ha sucedido”, manifestó Carrillo.

Encuentre más contenidos

Fin del contenido