Durante labores de patrullaje, en el Corregimiento de la Boquilla, en el norte de la ciudad, unidades de la Policía Metropolitana descubren una cruel y despiadada forma de comercialización de fauna silvestre.   Una mujer de 33 años, natural del corregimiento de Verrugas San Onofre, fue sorprendida por los uniformados cuando transportaba cerca de 40 kilos de tortuga carey, especies que fueron descuartizadas para comercializar su carne en pescaderías de la zona, situación que fue denunciada por los comerciantes del sector a la línea del cuadrante 3 – 6, adscrito a la Subestación Boquilla.   Por ilícito aprovechamiento de los recursos naturales, la mujer fue dejada a disposición de la Fiscalía Seccional de Cartagena, por cuanto estas especies se encuentran en vía de extinción. La carne fue dejada a disposición de la Corporación Autónoma Regional del Canal del Dique, mediante acta de incautación.