Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Incomodidad por instalación de bolardos en sector amurallado de Cartagena

Foto de RCN Radio.



Lo que inicialmente se pensó como una solución, orientada al disfrute del espacio público en las áreas que bordean el cordón amurallado, se ha convertido para los ciudadanos y transeúntes en todo un problema de movilidad.

Se trata de la instalación de bolardos por parte de la Escuela Taller Cartagena de Indias (ETCAR), estructuras con la que esa entidad, además de impedir el parqueo de vehículos en esta zona del centro histórico, también buscan proteger las zonas verdes que circundan a estos bienes patrimoniales.

Aunque la iniciativa no es rechazada, el problema se concentra en un tramo de la muralla, ubicada frente al Parque de la Marina, donde estos bolardos ya han ocasionado accidentes, siendo los ancianos y los niños, los más afectados. Así lo relató Alberto González, un vendedor de sombreros que tradicionalmente comercializa sus artículos en este parte del Corralito de Piedra.

"Yo he visto personas que vienen de Transcaribe, que saben que en esta zona no había esto, han caído al suelo", expresó.

Luis Pomares, habitante de la ciudad, también manifestó su preocupación por la instalación de los bolardos en esta zona del centro histórico, especialmente por que esta se constituye en paso obligado para quienes se movilizan de la ciudad vieja hacia el Muelle Turístico de La Bodeguita y viceversa.

"Si no me doy cuenta, me hubiese caído. Lo que pasa es que cuando uno tiene más de 60 años, pierde el equilibrio y pues, ya uno no tiene la habilidad  para cruzar como una persona joven", dijo.

Así mismo, Santiago Arroyo, cuidador de carros en esta parte de La Heroica, sostuvo que ha presenciado tres accidentes ocasionados por estos bolardos, dos por transeúntes entre estos una señora de la tercera edad y uno, donde él fue protagonista debido a la poca iluminación que en horas de la noche existe en esta zona del centro histórico.

"Yo el viernes que salía para la casa, en la noche, no me di cuenta quizás por la cosa del partido y casi me caigo. Eso está mal puesto, mal hecho", expresó.

Los vendedores ambulantes, informales y ciudadanos que circulan por esta zona de la ciudad, piden a las autoridades que si no se pueden quitan los bolardos, que por lo menos ubiquen en un área próxima a estos una señalización para que las personas sepan que estas estructuras se encuentran cerca, esto con el fin de evitar más accidentes y más afectaciones a la movilidad.

Por su parte, el arquitecto restaurador Mario Zapateiro Altamiranda, director de Obras de la Escuela Taller, manifestó que la instalación de los bolardos se viene desarrollando desde 2015, donde dicho años se colocaron 349 y que en lo que va de 2016 se han hincado 173 de estas estructuras, las cuales sostiene tienen por finalidad recuperar zonas afectadas por el estacionamiento permanente de vehículos.

“Las zonas contiguas a las murallas en las que hemos instalados estas protecciones han sido retomadas por la ciudadanía, por ejemplo, para la práctica deportiva, lo cual celebramos, dado que la idea es que el patrimonio construido de la ciudad sea vivo y sea apropiado cada vez más por cartageneros y visitantes”, señaló.

Con respecto a las quejas de la ciudadanía por las incomodidades y accidentes que están ocasionado los bolardos en el área de influencia al Parque de La Marina, expresó que la entidad evaluará la situación expuesta con el ánimo de brindar una solución para minimizar las afectaciones que a nivel movilidad peatonal están causando los mismos.