Cargando contenido

El lugar busca dignificar la práctica artesanal, la educación y la alimentación de la comunidad Malakali.

Población indígena wayúu en La Guajira
Población indígena wayúu en La Guajira.
AFP

Más de 700 indígenas wayúu de la comunidad Malaki, en La Guajira, se beneficiarán gracias a la construcción del primer centro comunitario Yanama, que busca reunir la mayor cantidad de recursos económicos posibles a través de crowdfunding.

Con este método de financiación colectiva, logrado a través de donaciones económicas voluntarias, se busca desarrollar el lugar que tendrá un espacio de 140 m2 y contará con un aula para 35 estudiantes, así como una cocina comunitaria y una zona de producción artesanal.

La campaña de recaudo empezó el pasado 27 de noviembre a través del portal Global Giving para que cualquier persona, y desde cualquier parte del mundo, pueda contribuir con la construcción del centro comunitario.

La meta es recaudar USD 50.000 y mediante esta plataforma las personas que deseen colaborar lo podrán hacer con donaciones desde USD 10 en adelante. La idea es que el próximo 12 de diciembre todo el dinero recaudado sea igualado por Global Giving, duplicando cada dólar.

También puede ver: Buque hospital de EE.UU. llegará a Antioquia y La Guajira

"Con esta donación podremos hacer realidad el sueño de construir Yanama, que busca en esencia dignificar la práctica artesanal, la educación y la alimentación de la comunidad Malakali", manifestó en un comunicado la Fundación The We Project, gestora de la iniciativa.

The We Project lleva más de tres años realizando proyectos de emprendimiento social en Colombia, contando con aliados públicos y privados de alto impacto que buscan propiciar espacios de transformación social en los territorios del país.

'Yanama', la palabra nativa para trabajo comunitario, se enfoca en crear proyectos que involucren a toda la comunidad para un objetivo común que impulse su desarrollo sostenible.

Esta construcción beneficiará a más de 679 personas de la comunidad wayúu y será construido como un prototipo para ser replicado en otras comunidades en el área.

Le puede interesar: Anla entrega por primera vez licencia para energía eólica

Basado en técnicas tradicionales y diseño bioclimático, se hará con madera, yorojoro (cactus tradicional utilizado para muebles y pequeños) y su estructura base será en bahareque tradicional (una técnica tradicional que mezcla arena local, agua y yorojoro).

Los cimientos del edificio se construirán en concreto, sobre el nivel del suelo, para brindar protección contra la lluvia y la erosión y para proteger el piso, que está hecho con técnicas tradicionales de arena.

Además tendrá control climático a través de técnicas de diseño bioclimáticas, como una ventilación cruzada que mantendrá el interior con un flujo de aire continuo, persianas en las fachadas sur y norte para proporcionar protección solar y paredes, y ventanas cerradas en la fachada este y oeste para la protección solar.

La cubierta será una mezcla de techos tradicionales de yotojoro, una segunda capa de techos para brindar protección contra la lluvia y una capa de techo de madera para brindar control climático de la radiación y el calor que produce la exposición directa al sol.

Igualmente el espacio contará con una fachada abierta hacia el sur que brindará la oportunidad de ampliar el uso del espacio.

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido